A pesar de la tragedia, Corrientes ve de a poco un escenario algo más optimista: el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió una alerta amarilla por tormentas fuertes con lluvias intensas, ráfagas y ocasional caída de granizo que ayudarán a los brigadistas a aplacar los incendios. En tanto, se declaró la "emergencia y desastre agropecuario" en toda la provincia.

La alerta amarilla por tormentas rige para seis departamentos de Corrientes: Concepción, Ituzaingó, Mercedes, San Miguel, San Roque y Santo Tomé. Las lluvias ayudarán a la intensa tarea para combatir los incendios rurales que ya consumieron 800.000 hectáreas y provocaron un grave daño al ecosistema.

Esta clasificación del SMN indica que la zona "será afectada por tormentas aisladas, algunas fuertes, acompañadas de ocasional caída de granizo, abundante caída de agua en cortos períodos, fuerte actividad eléctrica y ráfagas intensas, con valores de precipitación acumulada entre 40 y 60 mm, pudiendo ser superados localmente".

Este jueves comenzó a llover en varios puntos de Corrientes afectados por las llamas. La llegada del agua se vivió con alivio. Las precipitaciones lograron reducir en un 30 por ciento el avance del fuego en la provincia, de acuerdo con datos registrados por el Comando de Operaciones de Emergencias montado en Corrientes por la Nación y la provincia.

En la localidad de Santo Tomé, decenas de brigadistas que trabajan en el combate del fuego celebraron la llegada de la lluvia en lo que también se convirtió en un emocionado desahogo, después de varios días de lucha intensa contra el fuego.

El presidente Alberto Fernández tiene previsto viajar Corrientes este mediodía y sobrevolar las zonas afectadas, de acuerdo a lo informado por el gobernador Gustavo Valdés.

Emergencia y desastre agropecuario

El Ministerio de Agricultura nacional declaró el estado de emergencia y de desastre agropecuario en toda la provincia de Corrientes por el término de seis meses, con alcance a las explotaciones rurales "afectadas por sequías y/o incendios".

La medida se formalizó a través de la Resolución 36/2022 publicada hoy en el Boletín Oficial, y ya se daba por descontada luego de la recomendación que en ese sentido realizó el 17 de febrero la Comisión Nacional de Emergencia y Desastres Agropecuarios.

El período abarcado por la emergencia (postergación del pago de impuestos nacionales) y/o desastre (exención de esas obligaciones) abarca desde el 1 de enero hasta el 1 de julio de 2022, pudiéndose prorrogar por otros seis meses de acuerdo a las condiciones climáticas, sequías o incendios.

A diferencia de las resoluciones habituales, en las que se especifican los departamentos y distritos alcanzados por el beneficio, la norma indica que la declaración de emergencia o desastre abarca a "todo el territorio provincial".

Una explotación agropecuaria puede ser declarada en emergencia o en desastre de acuerdo con el nivel de afectación de su capacidad productiva. "Los productores afectados deberán presentar certificado extendido por la autoridad competente de la provincia, en el que conste que sus predios o explotaciones se encuentran comprendidos en los casos previstos" para la declaración del estado de emergencia o desastre, se indicó en el artículo 3 de la norma.

En la misma edición del Boletín Oficial se publicó la Resolución General 5158/2022 de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), por la que se instrumentan medidas extraordinarias de alivio fiscal para los contribuyentes cuyas actividades económicas se encuentran "severamente afectadas" por los incendios en Corrientes y Misiones.

La medida establece "plazos especiales para el cumplimiento de ciertas obligaciones fiscales, así como suspender las intimaciones, la iniciación de los juicios de ejecución fiscal y la traba de medidas cautelares".

Lo dispuesto contempla prórrogas de hasta nueve meses, de manera que la presentación y el pago de las obligaciones con vencimientos originales fijados durante los meses de marzo a diciembre de 2022, pasarán para los meses de enero a mayo de 2023.

Los tributos alcanzados son los anticipos de los impuestos a las Ganancias, sobre los Bienes Personales, al Valor Agregado, del fondo para la educación y promoción cooperativa, así como para las obligaciones correspondientes a las contribuciones de la seguridad social, al régimen previsional de trabajadores autónomos y al monotributo.

A la vez, la AFIP determinó la suspensión hasta el 31 de diciembre de 2022 de las intimaciones, la iniciación de los juicios de ejecución fiscal y la traba de embargos, por lo cual, cuando se trate de ejecuciones fiscales iniciadas con anterioridad a la entrada en vigencia de la normativa, las mismas serán paralizadas.

En caso de que se hubieren trabado embargos sobre fondos o valores de cualquier naturaleza, el organismo arbitrará los medios para el levantamiento de la medida cautelar, sin transferencia de las sumas efectivamente incautadas, las que quedarán a disposición del contribuyente, se aseguró.

Finalmente, la AFIP no iniciará el proceso de caducidad por falta de cancelación de cuotas de los planes de pago realizados por contribuyentes afectados hasta el 31 de diciembre de 2022, hasta entonces dispondrá feria fiscal extraordinaria y procederá a la refinanciación de aquellos planes de facilidades de pago que se encuentren vigentes.

Domínguez con las autoridades del campo

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, recibió a los titulares de las entidades agropecuarias en el Salón Gris de la sede de la cartera agropecuaria, donde puntualizó las acciones de asistencia para los productores de la Provincia de Corrientes afectados por los incendios y la sequía, que se están coordinando desde las distintas áreas del gobierno nacional junto a la Provincia y los municipios.

Participaron del encuentro el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes; el titular de Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni; el de Coninagro, Carlos Iannizzotto junto al vicepresidente Elbio Laucirica; y el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino. Además, estuvieron la presidenta del SENASA, Diana Guillén, y el vicepresidente del organismo, Rodolfo Acerbi.

Durante la reunión, Julián Domínguez se refirió a las acciones que se están realizando desde  la cartera agropecuaria nacional en forma articulada con el gobierno provincial, a través del Ministro de la Producción de Corrientes, Claudio Anselmo, y en conjunto con el resto de las carteras nacionales.

En el marco de la ley 26.509, detalló que, en su primera visita, Agricultura y el Gobierno de Corrientes firmaron un convenio para agilizar la asistencia directa a las zonas afectadas a través de aportes no reintegrables por un monto de hasta 200 millones de pesos. Se trata de un convenio que se anticipó a la declaración provincial de emergencia, que contó, luego, con la participación de los equipos técnicos de la cartera.

En su segunda visita, Julián Domínguez presentó una línea de créditos por 500 millones de pesos a través de un acuerdo entre el ministerio de Desarrollo Productivo a cargo de Matías Kulfas y el Banco de Corrientes, con tasa cero durante el primer año y a tasa bonificada hasta su vencimiento, para el sostenimiento productivo.

También se ratificó para emergencia la utilización de los créditos a tasa bonificada de 7 puntos del Banco Nación, en el marco del Plan Ganar, para alimentos e infraestructura.

Se instruyó al INTA, al SENASA y a representantes de la Agricultura Familiar para que en conjunto con las autoridades provinciales instrumenten un programa para amortiguar los efectos de la emergencia y proyectar el aumento de la producción.

El titular de la cartera agropecuaria visitó el INTA Mercedes para comenzar a planificar la reconstrucción de sus instalaciones. 

Se gestionó ante el laboratorio Biogénesis la prórroga por 180 días, sin ajustes y sin intereses, el vencimiento del pago de 300 millones de pesos para la vacunación contra la Fiebre Aftosa.

Además, el ministro nacional le solicitó al SENASA que adopte una serie de medidas para readecuar las condiciones sanitarias requeridas para los movimientos de animales, las certificaciones sanitarias y las habilitaciones en las zonas afectadas. Se busca colaborar con los productores, al tiempo que se garantiza los estatus sanitarios alcanzados y preservar el bienestar animal.

Se puso a disposición de la Provincia un camión perforador para la obtención de agua dado que la sequía disminuyó el nivel de las napas.

Se trabaja en articulación con el Ministerio de Defensa y Vialidad Nacional para el transporte de forrajes