La cadena de valor forrajera proyecta aumentar sus saldos exportables para el próximo año, a pesar de los problemas logísticos generados a partir de la falta de contenedores. En 2020, las exportaciones de alfalfa y subproductos sumaron 120.000 toneladas y generaron divisas por USD38 millones, según la Cámara Argentina de Alfalfa y para este año, estiman que las ventas externas cerrarán sobre las 100.000 toneladas. En 2019, se exportaron 105.000, con una facturación de USD32,5 millones y en Argentina, la superficie destinada a este cultivo abarca cerca de 3 millones de hectáreas.

En diálogo con BAE Negocios, el titular de la entidad, José Brigante, explicó que en los últimos cinco años, la tasa anual de crecimiento para las exportaciones fue de 20%, con despachos que pasaron de 30.000 a 120.000 toneladas. A nivel global, las operaciones comerciales de este rubro movilizan 8 millones de toneladas anuales, con precios de USD340 la tonelada en alfalfa -que aumentaron USD40 en los últimos cinco años- y USD280 para subproductos.

Hasta octubre, las ventas de alfalfa llegaron a 70.000 toneladas, un ritmo menor en la comparación interanual, mientras que a esa fecha, los envíos de pellets sumaron 19.000, cifra que igualó los despachos de 2020. Como los subproductos se comercializan en el ámbito de América latina, no fueron afectados por los problemas logísticos.

Los principales países que traccionan el comercio exterior de forrajes ganaderos es China y los mercados árabes, que presentan una demanda sostenida. Hasta el año pasado, este producto tributaba 9% en derechos de exportación, que luego se redujo a 5% y tras una gestión conjunta entre la cámara que nuclea a estos productores y el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), se eliminaron las retenciones, cuando el Ministerio de Agricultura quitó este impuesto a una serie de actividades vinculadas a las economías regionales.

Los destinos de la alfalfa argentina se dividen en dos grupos, que varían de acuerdo al tipo de productos. Los fardos son el principal negocio y los principales destinos son los países árabes. En 2020, Arabia Saudita importó 65.000 toneladas; Emiratos Árabes 29.000 toneladas y Qatar 1.900 toneladas. En harinas y pellets, los mercados mayoritarios corresponden a América Latina. Según estadísticas oficiales, las compras del año pasado fueron lideradas por Chile. El resto de los clientes, en orden de importancia, fueron Colombia, Panamá, República Dominicana y Uruguay.

Más notas de

Andres Lobato

El bajo volumen cosechado de soja 2021/22 impactará en la industria

La falta de lluvias impactó de lleno en los rindes

Tras reunión fallida, siguen cortes de ruta por falta de gasoil

Corte de rutas en Río Negro

Transportistas tucumanos anunciaron paro y la provincia intenta frenarlo en la Justicia

La protesta afectará la comercialización

La suba del gasoil impactará en los costos del agro

El impacto directo del gasoil en el IPC es relativamente menor

La suba en el corte de gasoil con biodiésel impactó en los surtidores

La suba será de 12%

El Gobierno ultima detalles para subir corte de gasoil y el campo anunció protestas

Los fabricantes esperaban destinar 1 M de toneladas al corte

Advierten por recorte en ingreso de divisas hasta agosto

La industria sufre la falta de materia prima

La exportación de carne porcina lleva una caída récord en 2022

La exportación de carne porcina lleva una caída récord en 2022

La suba de los precios internacionales del agro mejoró la renta de los productores

Al inicio de una nueva campaña, cede la presión tributaria

La faena bovina creció un 8,4% en mayo y quita presión alcista en los mostradores

La industria procesó 1,17 millones de cabezas