Hoy arranca el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, uno de los dos grandes encuentros internacionales fuertes de nuestro país (el otro, claro, es Bafici). Es, también y siempre, un lugar amable donde las películas son el principal atractivo y que este año, con todo y crisis, tiene una programación de excelencia. Ya la realización por sí misma es una hazaña. La calidad de la grilla la multiplica.

Empecemos por tres grandes presencia. Viene John McTiernan, gran realizador estadounidense, autor -va a presentarlas en pantalla grande- de Depredador y Duro de Matar, obras maestras hoy indiscutidas que están a años luz por delante de casi todo el mainstream actual. Viene la francesa Patricia Mazuy, de la que habrá una gran retrospectiva. Y viene el realizador alemán Heinz Emigholz, que mostrará sus últimas tres películas, siempre en la investigación entre el cine y la arquitectura. Atención, hay más visitas.

La edición está dedicada a Leonardo Favio y se van a ver nada menos que Juan Moreira, Nazareno Cruz y el Lobo y la que este redactor considera no solo su obra maestra sino una de las diez mejores películas de todo el cine argentino, ese extraño melodrama de pueblo lleno de humor negro y tensión llamado El dependiente, donde brillaron Graciela Borges y Walter Vidarte. Favio es un gran personaje, se lo conoce por muchas cosas: pero sobre todo hay que reconocerlo por cómo inventó formas operísticas, nuevas, de narrar una mitología argentina. La pantalla grande permite comprender hasta dónde llegó su arte.

Lo que sigue es una lista de grandes películas de grandes autores que va a conformar el sector troncal de esta edición:  Camarera de piso (Lucrecia Martel), Walk Up (Hong Sang Soo), Pacifiction (Albert Serra), Un beau matin (Mia Hansen-Løve), No Bears (Jafar Panahi), Los espíritus de la isla (Martin Mcdonagh), El menú (Mark Mylod), Alcarràs (Carla Simón), La reina desnuda (José Celestino Campusano), El prodigio (Sebastián Lelio), Imperio de luz (Sam Mendes), Le pupille (Alice Rohrwacher), Pinocho (Guillermo del Toro), Tenéis que venir a verla (Jonás Trueba), Vera (Tizza Covi y Rainer Frimmel), Coma (Bertrand Bonello), SINFON14 (Raúl Perrone), Boy from Heaven (Tarik Saleh), The Night of the 12th (Dominik Moll), Un año, una noche (Isaki Lacuesta), As bestas (Rodrigo Sorogoyen), Matadero (Santiago Fillol), Something in the Dirt (Justin Benson, Aaron Moorhead), Living (Oliver Hermanus), Lynch/Oz (Alexandre O. Philippe) y los tres últimos largometrajes de Quentin Dupieux: Fumer fait tousser, Incroyable mais vrai y Mandibules. Casi una selección de lo mejor del circuito internacional de festivales en lo que va de esta temporada, con alguna candidata a potenciales Oscar (Los espíritus de la isla), y hasta lo último del hoy encarcelado -injustamente- Jafar Panahi, reconocido en el último festival de Venecia. Si quieren un perfecto muestrario de dónde está el cine hoy, es este.

Por supuesto, hay competencias: siete en total. La Internacional, la Latinoamericana y la Argentina –estas divididas entre cortos y largometrajes– Estados Alterados y En Tránsito / Work in Progress (WIP). Los jurados de las distintas secciones estarán conformados por Dolores Fonzi, Joe Swanberg, Inge Stache, Alexandre Koberidze, Alberto Lechuga, Lili Hinstin, Brad Deane, Constanza Novick, Gerard Casau, María José Santacreu, Leonardo Bomfim, Beli Martínez, Pedro Segura, Jessica Sarah Rinland, Manuel Ferrari, Susana Santos Rodrigues y Miguel Ribeiro. En esas competencias está cifrado lo que vendrá.

Hay mucho más . Por ejemplo, cine mudo musicalizado en vivo, comola proyección de la clásica primera adaptación de Drácula Nosferatu (F. W. Murnau) musicalizada por María Ezquiaga; o la inquietante historia de hechicería Häxan (Benjamin Christensen), con paisajes sonoros de la banda Die Krabben. Son experiencias notables en las que un cine centenario se cruza con las sonoridades contemporáneas y ambas cosas generan un espectáculo que trasciende épocas. Hay mucho más en la grilla, dicho sea de paso.

Y como también hay que reirse, la sección Generación VHS presenta un conjunto de películas británicas que valen el rescate (emotivo): Los enredos de Wanda, Cuatro bodas y un funeral y El regreso de la pantera rosa, junto con joyas a (re)descubrir como Funny Bones y Local Hero-que no tuvieron estreno en cines en la Argentina- , y los infaltables de Monty Python con And Now for Something Completely Different, el primer largo del grupo, una selección de sus mejores sketches televisivos transformados en otra cosa para las salas de cine, y que dio nacimiento a todo el humor moderno. ¿Una película que rompió todo? Eso, justamente.

Las entradas salen solo 200 pesos (100 para estudiantes y jubilados) y toda la programación está en el sitio de la muestra: https://www.mardelplatafilmfest.com/ . Seguro que la van a pasar bien.

Más notas de

Leonardo Desposito

Mujeres fuertes detrás y delante de la cámara en Paramount+

Shadow in the Cloud, joya de terror, bélica, de suspenso y más

Los cambios en la jefatura de Disney y la tensión entre cine y streaming

Bob Chapek (el CEO que parte) y Bob Iger (el CEO que regresa)

Cuatro rarezas casi inéditas para ver en Prime Video

El color que cayó del cielo

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Cine "basado en hechos reales" y magistral en Qubit.TV

El ejército de las sombras, obra maestra sobre la Resistencia francesa

Cuatro joyas inéditas para descubrir en Star+

Patinando a la gloria, gran comedia nunca estrenada en la Argentina

Los usuarios de YouTube toman el poder en Hollywood

El MCU lidera en contenido generado por usuario

Obras maestras de todo género para ver en continuado en Mubi

Príncipe de las Tinieblas, obra maestra de John Carpenter

Películas gloriosas que fueron fracasos de taquilla en HBO Max

Blade Runner, una película muy influyente que fracasó en los cines

37° Festival de Mar del Plata: una guía para el disfrute cinéfilo

Mar del Plata también incluye a Arnold