Por Gerardo Prat

*Especial desde Hollywood para BAE Negocios

El cine y la televisión nos tienen acostumbrados al estereotipo del mexicano indocumentado, pobre o narcotraficante. Por eso, Adan Canto es casi una rareza.

En Designated Survivor, la última serie mainstream en la que tuvo un rol protagónico, ¡representó nada menos que al Jefe de Gabinete de un Presidente en la Casa Blanca! Y no significa que otros latinos no hayan hecho papeles “elitistas”, pero esto no es algo usual para un actor nacido y criado en el norte de México, y que desembarcó en Hollywood hace apenas ocho años.

En la serie The Cleaning Lady, de Fox (en Latinoamérica se ve por HBO Max), que pronto estrenará su segunda temporada, el personaje que encarna Adán acaba trabajando para un cártel de la droga, es cierto, pero no es el típico narco. Arman Morales, tal es su nombre en la ficción, viene de un ambiente familiar honrado, de moral firme, y acaba convirtiéndose en un mafioso porque debe saldar una deuda con un “jefe de jefes” que le salvó la vida a su padre.

"The Cleaning Lady" estrena su segunda temporada.

Es, en todo caso, “malo” por circunstancias. Además, Adán actúa desde un lugar, cabe decirlo, más amalgamado con el estilo de los networks americanos.

“Como actor, no sé si hago algo 'técnico' que me diferencie de otros latinos –asegura, con humildad–. Me interesa mucho investigar sobre las nacionalidades y los diversos tipos de individuos. Por eso he podido representar tanto a personajes de distintas partes de Estados Unidos como de diversos lugares de México y hasta de Colombia. Tengo la pasión de estudiar a la gente; su acento, su postura… Y me obsesiono con cursos de personalidad. Eso me ha ayudado a encontrar esas pequeñas sutilezas”.

Además de su técnica y talento, a este actor nacido en el Estado de Coahuila lo ayudan su peculiar actuación “americanizada”, y la ausencia total de acento español al actuar en inglés. Y esto, según él, tiene una explicación:

“La fortuna de haber nacido en una ciudad fronteriza hizo que pudiera asistir a la escuela en Estados Unidos –apunta–. Los primeros diez años de mi vida estudié en Texas, y toda la vida he tenido familia y amigos de ambos lados de la frontera. Así que tengo la suerte de ser bicultural al ciento por ciento” explica.

Desembarcó en Hollywood hace apenas 8 años. (Foto: Kurt Iswarienko/FOX)

Con un padre dentista, comenzó a actuar casi por casualidad. Tenía sólo siete años cuando Acuña, su ciudad natal, se revolucionó con el rodaje de “Como agua para Chocolate”. Alfonso Arau, que había escogido esa locación para su ya arquetípico film, necesitaba niños para trabajar de extras. Y aunque Adán se inició así como actor, fue de su madre, cantante de profesión, de quien heredó otro arte que lo acompañó durante toda su primera juventud.

“Siempre digo que quiero volver a la música –dice–. Y estas últimas semanas he estado recopilando mis canciones. Tengo temas de rock totalmente en inglés y otras en puro español. Entonces, me voy a reunir con personas de la industria de la música para ver cómo los combino y cuáles selecciono. Pero, como sea, quiero regresar a 'la cantada', y compartir esas canciones que he estado creando a lo largo de mi vida. Tengo un fuerte deseo de revivir la dinámica que se da con una audiencia en vivo”.

Adan Canto, sangre de artista

Si bien el apellido “Canto” refleja, curiosamente, el arte de su madre, Adán tiene además la pasión del cineasta. En cuanto a su próximo proyecto, revela: “Estamos creando una serie muy complicada, que habla de la historia de la República de Texas, en 1836, y de la dinámica entre todas las culturas que colisionaron en el territorio en esa época: tejanos, americanos, mexicanos, cientos de tribus de nativos. Es una historia con hechos y personajes reales, pero yo no voy a actuar; solo la dirigiré. Respecto de mi profesión de actor, a partir de ahora quisiera ser un poco más selectivo con los proyectos, pero siempre me atraen mucho la acción y el drama”.

"A partir de ahora quisiera ser un poco más selectivo con los proyectos, pero siempre me atraen mucho la acción y el drama”

Justamente, eso es lo que promete la segunda entrega de The Cleaning Lady.

“En esta temporada me divertí más que en la anterior –dice con una media sonrisa–. Al final de la primera, mi personaje va a la cárcel casi por voluntad propia, para despistar a Hayak (Navid Negahban). Se suponía que aquello iba a ser solo por una semana, pero las cosas no resultan tan fáciles. Y, como el mundo de la cárcel es muy duro, tengo muchas peleas, mucho “stunt”, mucho esfuerzo de tipo corporal; lo que me resulta muy divertido”.

Adán y Eva

The Cleaning Lady es una versión de “La chica que limpia”, título original de una serie adaptada para Fox por Miranda Kwok. Y en un elenco donde la mucama es una asiática, el look de “white latino” de Adán hace a éste casi indistinguible de cualquier actor americano.

Sin embargo, la latinidad viene reforzada por otra talentosa actriz, Eva de Dominici. Él, mexicano; ella, argentina, estos “Adán y Eva” representan una pareja latina algo diferente a la que se suele apreciar en las series “de network”.

Una de sus escenas junto a Eva de Dominici en "The Cleaning Lady".

En una reciente entrevista, De Dominici, quien merecidamente se está abriendo camino en Hollywood, nos recordó lo agradecida que está con Canto, ya que “Adán nunca desestimó a mi personaje (Nadia Morales)". Esto contribuyó, según Eva, a que su papel haya crecido mucho de cara a esta nueva temporada.

A propósito de su compañera de rodaje, el “Adán” apunta: “Eva trabaja como actriz desde muy pequeña y eso se nota; se nota en la técnica, en el amor por la profesión… Ambos tenemos una muy buena dinámica en el set. Y antes de trabajar, buscamos siempre el corazón de la historia, la sustancia de las escenas y, sobretodo, intentamos respetar que ella es argentina y yo mexicano. Pensamos qué tipo de español hablarían ellos, de ser una pareja real. Y eso aporta al alma de la relación".

“Eva trabaja como actriz desde muy pequeña y eso se nota; se nota en la técnica, en el amor por la profesión"

Y agrega: "Cuando ellos tienen una discusión, analizamos qué palabras les saldrían, inevitablemente, en español. Y eso es muy divertido. Aunque estemos contentos con una toma, igual buscamos algo diferente. Es gracioso actuar con Eva, porque en un momento estamos riéndonos y platicando sobre las escenas y, al rato, ya dentro de nuestros personajes, discutimos en un tono muy fuerte. Tanto es así que, a veces, vengo de un día relajado, llego al set, ¡y me tengo que pelear con ella a los gritos! (mi personaje, desde el luego, no yo). Son contrastes muy divertidos”.

Le preguntamos si el hecho de que él se llame Adán y ella Eva habrá sido algún tipo de presagio bíblico, algo que habrá influido en la mente de los productores, o una simple coincidencia. “Yo también me lo pregunto”, responde soltando una épica carcajada.

Lo cierto es que, tanto De Dominici como Canto, tienen una química “celestial” en la pantalla. Ambos se funden en un cast diverso, pero a la vez muy al estilo americano. Tal vez haya sido esta pareja, precisamente, una de las claves del éxito de la serie.

G.P

noticias relacionadas