Mi nombre es Dolemite

Mi nombre es Dolemite significó el regreso con gloria de Eddie Murphy al cine, aunque el filme pasó casi directamente a plataforma. Es la historia de un tipo excéntrico que quiso -y logró- convertirse en estrella del cine de bajo presupuesto dedicado a la comunidad afroamericana de los años setenta. El éxito fue monumental y la película, de una simpatía y un amor por el cine que pocas tienen. Murphy no solo demuestra que es un gran comediante sino que todo gran comediante es básicamente un gran actor. Atención al elenco, todo extraordinario, y a cómo la comicidad surge de la realidad más firme.

Steve Jobs

El filme sobre la vida del inventor y celebridad que realizó Danny Boyle es mucho más que una "versión Billiken" de una vida. Estructurado en cinco momentos clave de la vida de un Jobs perfectamente interpretado por Michael Fassbender, Boyle repite una misma estructura (como si se tratara de variaciones musicales sobre una misma escena) a través de los años. Y con eso, logra contar la historia y, sobr todo, transmitir la complejidad no de Jobs sino de un ser humano, esa cosa tan diferente de una computadora. Original manera de romper el lugar común biográfico.

Elizabeth

Vamos a recordar esta película sobre todo por haber lanzado a la fama a la genial Cate Blanchett, una de las intérpretes más dúctiles del cine (y de las que más placer transmiten al actuar: se ve que le gusta). Historia de cómo la reina Isabel I de Inglaterra, hija de Enrique VIII y jaqueada por todos los flancos posibles llegó al poder, tanto la estructura como los diálogos y el dinamismo de la puesta en escena recuerdan a El Padrino (de hecho, casi es un homenaje al monumento de Francis Ford Coppola). Es cierto, por momentos es desmañanada, pero divierte de principio a fin.

Rocketman

Desde la primera secuencia sabemos que esta biografía de Elton John a cargo de un Taron Egerton perfecto es "otra cosa": un musical sobre el personaje y sobre la imaginación, el talento, las invenciones, las taras y los vicios de ese personaje. La idea es menos contar quién es Elton John que narrarnos cómo de la experiencia, a través de una metamorfosis única, surge algo tan único y múltiple como una canción. Por supuesto que puede verse como "solo un musical" con banda de sonido inoxidable. Pero es de las que intenta ser otra cosa.

Más notas de

Leonardo Desposito

Joyas del cine de los noventa para disfrutar en MUBI

Joyas del cine de los noventa para disfrutar en MUBI

Cuatro obras maestras cómicas para disfrutar en Qubit.TV

Monty Python, el grupo que cambió la risa para siempre

La película de Netflix sobre Marilyn generó controversia sobre el aborto

Ana de Armas como Marilyn Monroe

Películas de superhéroes para quienes odian a los superhéroes

Capitán América, un homenaje a los años 40

La televisión tradicional ya no tiene nuevos espectadores

Canales FAST, la respuesta de la TV a Internet

Cuatro animés para entender el animé en Netflix

Belle, de Cannes a Netflix

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara