La legión invencible

La legión invencible es una de las pelíclas más bellas realizadas por John Ford, es decir una de las películas más bellas de todo el cine. En un puesto minúsculo, de frontera, en plena conquista del Oeste, hay que sacar a las mujeres a través del desierto ante la amenaza de un ataque indio. Pero en realidad es la historia de un hombre (un gigantesco John Wayne) que tiene que enfrentar la soledad y el final de su vida útil mientras, a su alrededor, todo sigue: el amor, la vida, la muerte y la historia de un país. Hay momentos que son realmente hermosos por el uso delicado y dramático del color, pero nunca son gratuitos. Y no, no es un filme racista: hay que verlo sin prejuicios.

Doce del patíbulo

Mil veces imitada y copiada, nunca igualada: esta es la historia definitiva sobre la ambigüedad moral y su correlato en la guerra. Doce condenados a muerte (ladrones, asesinos y violadores) son entrenados por un tipo muy duro (Lee Marvin, todos de pie) para acometer una misión suicida en plena Alemania nazi a cambio de su libertad -claro, si sobreviven. No solo es un filme salvaje y sin concesiones, sino un festival de actuación desatada (especialmente Marvin, Charles Bronson y, también de pie, el gigantesco John Cassavetes, especialista en chantas adorables).

Nace una estrella

La versión de George Cukor protagonizada por Judy Garland y James Mason es, por muy muy lejos, la mejor de las cuatro que se hicieron sobre esta historia del Pigmalión que descubre a una gran estrella, de la relación apasionada de amor y odio entre ambos, del vicio y de la virtud, del melodrama de la vocación artística. La Garland está superlativa: más allá de sus muchos y perfectos musicales, su mejor trabajo. Y James Mason era d esos tipos que le subían cinco puntos a cualquier película en la que trabajaran. Sigue siendo pura pasión: preparen los pañuelos.

King Kong

Hay muchas versiones de este clásico pero todavía la mejor es la original de 1933 (aunque a Borges, entonces crítico de cine entre otras cosas, no le gustaba ni medio: prueba de que el más sabio puede equivocarse). Los efectos especiales de Willis O'Brien siguen siendo espectaculares y la potencia dramática del simio gigante enamorado de la rubia diminuta, con toda su carga simbólica, permanece con una fuerza tremenda. Además, una de las grandes películas sobre el propio cine, su sentido y su búsqueda de lo extraordinario. 

Más notas de

Leonardo Desposito

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Cine "basado en hechos reales" y magistral en Qubit.TV

El ejército de las sombras, obra maestra sobre la Resistencia francesa

Cuatro joyas inéditas para descubrir en Star+

Patinando a la gloria, gran comedia nunca estrenada en la Argentina

Los usuarios de YouTube toman el poder en Hollywood

El MCU lidera en contenido generado por usuario

Obras maestras de todo género para ver en continuado en Mubi

Príncipe de las Tinieblas, obra maestra de John Carpenter

Películas gloriosas que fueron fracasos de taquilla en HBO Max

Blade Runner, una película muy influyente que fracasó en los cines

37° Festival de Mar del Plata: una guía para el disfrute cinéfilo

Mar del Plata también incluye a Arnold

Cuatro joyas de Tim Burton para recorrer en HBO Max

Cuatro joyas de Tim Burton para recorrer en HBO Max

Filmes de festivales sin pasar por los cines en Mubi

Pleasure, una obra maestra sobre el cine erótico

Lo mejor de Star Wars para disfrutar en Disney+

Episodio VII, la mejor Star Wars de todas