La nueva serie de Netflix “Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer”, protagonizada por Evan Peters, ya es la novena producción en inglés dentro del ranking de las más populares en la historia de la plataforma.

Producida y dirigida por Ryan Murphy, responsable de otros éxitos como Glee y American Horror Story, a menos de quince días de su lanzamiento la serie de true crime ya fue vista por 496,1 millones de horas en total. El servicio de streaming monitorea los primeros 28 días de performance de un producto, por lo que todavía le queda un lapso más de tiempo para seguir posicionándose. 

Según el medio extranjero Variety, son al menos 56 millones de hogares los que reprodujeron los 10 episodios que integra la serie, traduciéndose en casi 9 horas de duración total.

Evan Peters es Jeffrey Dahmer en la nueva serie de Netflix

Mientras tanto, “Dahmer” ocupa por segunda semana consecutiva el puesto número 1 de series en idioma inglés más vistas en todo el mundo, acumulando 299,84 millones de espectadores. De esta manera, ocupa el segundo puesto de una serie más vista en una semana en la historia de Netflix.

Solo la cuarta temporada de Stranger Things supera en espectadores a la serie de Jeffrey Dahmer protagonizada por el ex American Horror Story. Detrás de la misma se encuentran otras producciones como Cobra Kai, The Crown y la serie de El Club Winx. En el mismo nivel, pero respecto a películas, son “Lou”, “Blonde” y “Revancha Ya las más vistas en todo el mundo.

Netflix: todas las noticias

De qué se trata la nueva serie sobre Jeffrey Dahmer 

Jeffrey Dahmer fue uno de los asesinos seriales más importantes de la cultura estadounidense, quien además de matar a sus víctimas, también se encargaba de comérselas. Conocido como “El canibal de Milwaukee”, el protagonista asesino alrededor de 20 personas entre 1978 y 1991.

Jeffrey Dahmer asesinó a casi 20 personas en un lapso de menos de 15 años.

Dahmer también intentó convertir a sus víctimas en "zombies", pegando distintas partes de sus cuerpos para poder quedárselas y convivir con ellos. 

En 1992 el protagonista del hecho fue condenado a 15 cadenas perpetuas, es decir 900 años de cárcel, pero sólo llegó a cumplir dos hasta que lo mataron.