No se pregunten por qué estas películas de las que vamos a hablar a continuación no pasaron por los cines de la Argentina. Es complicado y, sin dudas, injusto: todas tenían el potencial para generar impacto en la pantalla grande. De paso, todas estas películas tienen protagonistas femeninas determinadas, con mucho peso. Entre todas, dan forma a una ruptura de estereotipos interesante: cuando se habla de "películas protagonizadas por mujeres" (algo que desde el siglo pasado ya no es novedad, pero que todavía parece asombrar al anquilosado promedio), suele pensarse en "la mujer" como un tipo de personaje, no como un ser humano que puede ser bueno, malo, regular, valiente, cobarde, etcétera. Pues bien, en esta selección de inéditos de Paramount+ podemos apreciar la enorme variedad que desmiente tal lugar común.

Deuda de honor es un western protagonizado por Hillary Swank y Tommy Lee Jones. El segundo tiene que acompañar a la primera y tres mujeres con enfermedades mentales (y enormes sufrimientos a cuestas) en un peligroso viaje a través de páramos desiertos en busca del lugar que puede aceptarlas. La relación entre ese hombre hosco y esa maestra soltera y con enormes represiones en medio de desiertos y criminales es conmovedora y trágica. Un gran western (no falta casi nada del fondo de ese género) que acá nunca se vio en pantalla. De paso, un casi cameo de Meryl Streep le otorga aún más peso a la película.

Whip it es una historia deportiva y tiene la particularidad de ser la opera prima como directora de Drew Barrymore. Protagonizada por Elliot Page (cuando aún era Elen Page), Kristen Wiig, Marcia Gay Harden y la propia Barrymore, cuenta la historia de un equipo de roller derby (un juego-deporte donde se compite girando en equipos, con patines, sobre una pista; algo así como el "Rollerball" sin la violencia). Aunque el molde es el del tópico "los que vienen de abajo terminan en las ligas mayores", hay otra cosa además. No solo el retrato de la amistad y competencia entre mujeres, sino la idea de la vocación deportiva como una especie de ética. Además es muy graciosa.

Placeres vespertinos es un verdadero tour de force actoral de Kathryn Hahn y Juno Temple. La primera es un ama de casa que, por casualidad y curiosidad, termina conociendo -digamos- "profesionalmente" a la segunda, una bailarina de strip-tease. Ambas construyen una relación donde el erotismo aparece asordinado, disuelto en lo que es también la eterna lucha entre la búsqueda de lo extraordinario y las necesidades de lo cotidiano. En tono constante de comedia, aunque nunca decididamente cómica (es ex profeso, cuidado), resulta un perfecto retrato de la tensión entre lo que deseamos y lo que debemos. El duelo de las dos actrices es perfecto y nos obliga no a tomar partido sino a comprender los motivos de cada personaje.

El mauritano tuvo nominaciones al Oscar, aclamación crítica y paseo por festivales. Quizás porque cayó en plena pandemia, quizás porque a nadie se le ocurrió que esta película con Jodie Foster y un tema "fuerte" podía ser atendible e interesante, quedó relegada a plataformas. Mala suerte. El tema es impactante: un hombre preso en Guantánamo sin juicio ni causa logra que una abogada (Foster) y su asociada (Shailene Woodley) se interesen en su caso y comiencen a investigar, lo que implica construir como drama cinematográfico una de las páginas más vergonzosas de la violación a los derechos humanos en los EE.UU. Funciona como drama judicial, como filme "de denuncia" y como retrato de la determinación femenina. Foster siempre está bien, además.

Y Shadow in the Clouds es una joya que, otra vez, cayó en mal momento. Si no hubiera sido por la pandemia, seguramente habría tenido una muy buena carrera en los cines. Este filme neocelandés de Rosseanne Lang es increíble. Ambientada en la Segunda Guerra Mundial cuenta cómo una chica (Chloë Grace Moretz) debe viajar con una caja misteriosa en la torreta vidriada de un bombardero, en pleno Océano Pacífico, rodeada de aviadores "machos" que dicen imbecilidades, en medio de ataques de cazas japoneses, y además atacada por una criatura monstruosa (una especie de gárgola) en cuya existencia los tripulantes no creen. El drama de suspenso se vuelve cada vez más tenso y pasan millones de cosas incluso si gran parte de la película transcurre en el diminuto espacio de esa torreta. Hay pocas películas de suspenso recientes -esta, además, con mucha influencia del gran John Carpenter- que tengan este tipo de tensión. Joya total.

Y ya que están, pueden revisar la extraordinaria La noche más oscura, de Kathryn Bigelow, que narra la cacería de Osama Bin Laden por parte de una mujer que dedica doce años de su vida a acabar con el líder de Al Qaeda. No solo es brillante, sino que está muy bien para ver en tándem con El mauritano y discutir más de un tema.

Más notas de

Leonardo Desposito

Los mejores James Bond para disfrutar en Prime Video

Daniel Craig, el último Bond (hasta ahora)

Qué hay detrás de la nominación de Argentina, 1985 a los Oscar

Qué hay detrás de la nominación de Argentina, 1985 a los Oscar

Visiones del mañana (o de hoy) en HBO Max

Matrix, un filme clave

Operas primas de grandes directores para descubrir en MUBI

Perros de la calle, el debut brillante de Tarantino

El Globo de Oro a Argentina, 1985 y por qué puede ganar el Oscar

Argentina, 1985, con más chances para el Oscar

Cuatro motivos para querer a Wes Anderson en la grilla de Star+

La genialidad Los excéntricos Tenenbaum

Aventuras para todo el mundo en la grilla de Qubit.TV

Robin Hood, la madre del gran cine de aventuras

Tom Cruise, estrella del año, en cuatro películas de Paramount+

Tom Cruise en Top Gun Maverick, lo más visto de 2022

Cinco dibujos animados para adultos y para ser felices

La irreverente Imaginationland, saga de South Park

2022: año récord en contenido original para los SVOD

Merlina, uno de los contenidos estrella de Netflix