Desde hace unos meses, Netflix lleva adelante una prueba piloto en Chile, Costa Rica y Perú respecto de cobrar un pequeño sobreprecio de su abono para que los usuarios sigan compartiendo su contraseña con otros, algo que la firma, durante años, no solo toleró sino que incluso alentó. Pero en los últimos tiempos las acciones de Netflix descendieron, la competencia de otras plataformas se ha mostrado durísima y los ingresos ya no son tan cuantiosos. La solución, en un mercado que también parece llegar a una meseta en cuanto a nuevos suscriptores, es una nueva y más agresiva política de precios. Un estudio parece darle la razón.

La revista Variety y la consultora CRG Global llevaron adelante una encuesta entre 504 usuarios estadouidenses de Netflix, 143 de los cuales utilizan la cuenta de otra persona. El resultado es que el 64% de aquellos que utilizan una cuenta ajena estarían dispuestos a pagar ellos mismos el abono si fuera necesario; mientras que el 71% de quienes comparten su propia cuenta no tendrían problemas en un aumento de precio para seguir haciéndolo. Es claro que esto se adapta (más o menos) al mercado estadounidense, y que el panorama probablemente no sería el mismo en países como el nuestro, donde la crisis económica golpea fuerte.

El problema básico es que la cantidad de suscripciones -lo que provee de dinero constante a la firma- cae y el crecimiento está por debajo de lo que solía ser años atrás, especialmente después del boom forzado por la pandemia de Covid-19. Y además la firma invierte cantidades enormes en producción propia, sobre todo en la creación de franquicias propias ( Stranger Things, The Witcher o Brigderton, por ejemplo), que además debe instalar. Un problema -el de instalación de marcas- que Disney+ o HBO Plus no tienen dado que trabajan con marcas que están perfectamente establecidas desde hace tiempo. 

Lo que lleva a otra cuestión: Netflix debe suplir con material propio aquellas marcas que alguna vez alojó y hoy están en las plataformas de la competencia. Sin contar con el hecho de que son cada vez más las plataformas. El mismo problema tienen las demás: los usuarios no quieren tener muchas plataformas para poder acceder a variedad de contenidos esparcidos en varias empresas. De allí que la piratería, además, vuelva a crecer.

En estas circunstancias, y si bien Netflix tiene planeado un aumento en sus tarifas, conseguir que compartir un usuario implique una entrada extra -y sustanciosa- de dinero es una estrategia viable. Por ahora, los estudios parecen decir que esa medida sería, además, adecuada.

Más notas de

Leonardo Desposito

Por qué no sería una locura que el Oscar lo ganara Top Gun Maverick

Nuestra apuesta al Oscar: Top Gun Maverick

Cuatro ironías feroces del cine de terror para temblar en Netflix

Brightburn: qué pasaría si Superman fuera un psicópata

Los mejores James Bond para disfrutar en Prime Video

Daniel Craig, el último Bond (hasta ahora)

Qué hay detrás de la nominación de Argentina, 1985 a los Oscar

Qué hay detrás de la nominación de Argentina, 1985 a los Oscar

Visiones del mañana (o de hoy) en HBO Max

Matrix, un filme clave

Operas primas de grandes directores para descubrir en MUBI

Perros de la calle, el debut brillante de Tarantino

El Globo de Oro a Argentina, 1985 y por qué puede ganar el Oscar

Argentina, 1985, con más chances para el Oscar

Cuatro motivos para querer a Wes Anderson en la grilla de Star+

La genialidad Los excéntricos Tenenbaum

Aventuras para todo el mundo en la grilla de Qubit.TV

Robin Hood, la madre del gran cine de aventuras

Tom Cruise, estrella del año, en cuatro películas de Paramount+

Tom Cruise en Top Gun Maverick, lo más visto de 2022