La llegada de House of The Dragon a las pantallas de la televisión mundial supo adueñarse nuevamente de los temas de conversación de la vida real. De esta manera, luego del gran éxito que fue Game of Thrones, esta nueva serie de HBO funciona como precuela. 

La serie original se estrenó en 2011 un domingo y mantuvo su tradición de “Domingot” en todo el mundo que finalizó en 2019, dando como resultado uno de los productos televisivos más exitosos del siglo XXI y cuyo final obtuvo reacciones dispares: algunos lo amaron y otros lo odiaron. 

La Casa del Dragón sale todos los domingos por HBO Max.

Ahora, con La Casa del Dragón como la nueva producción de HBO Max, y que también está disponible en su plataforma de streaming, los fans comenzaron a emitir sus primeros comentarios negativos y quejas al respecto de la serie.

En este caso, el sexto episodio de la serie inspirada en los libros de George R.R. Martin fue estrenado este último fin de semana y mostró un salto en el tiempo de 10 años, que trajo consigo un montón de actores nuevos que se pusieron en la piel de algunos de sus personajes del elenco. 

De esta manera, la Princesa Rhaenyra Targaryen ya no es más la adolescente que todos conocieron en el primer capítulo, y ya no la personifica la actriz Milly Alcock, sino Emma D'Arcy. Además, el papel de la Reina Alicent, interpretado por Emily Carey, ahora será personificado por Olivia Cooke.

Cambios en el salto de tiempo en La Casa del Dragón 

¿Puede este salto en la trama de diez años, que trajo nuevos actores, perjudicar a la serie y hacer que pierda audiencia? Sobre eso escribió el Los Ángeles Times en un artículo: "Para los principiantes, los reemplazos adultos pueden relacionarlos con sus versiones jóvenes, pero no podrán capturar lo que los hizo la persona que son en el presente de la serie".

Ese puede ser el caso de la Princesa Rhaenyra, que desde que comenzó House of the Dragons fue reconocida por su cabello rubio, su valentía y su personalidad a la hora de encarar su rol, pero luego crece y esos destellos los comienza a perder, hasta ser la versión adulta del papel protagónico. 

La Reina Alicent, uno de los personajes principales de la trama de House of The Dragon

Mismo caso ocurre con la Reina Alicent, que reemplaza su dulce y empática personalidad por una más ácida, seria y dura luego de ver por un lapso de diez años a Rhaenyra dormir con los intereses románticos que había tenido ella en primer lugar. Ahora es una persona fría y distante de quien el público creía conocer en el primer episodio de la precuela.  

Si bien el cambio es nuevo en la serie, no es la primera vez que ocurre esto en el mundo de la televisión. En ese caso también puede aplicarse a Mad Men, en donde el hijo de Don Draper tuvo un desarrollo parecido del personaje. 

La Princesa Rhaenyra pierde su personalidad tan característica a partir del sexto episodio.

Mientras tanto, deberá seguir el curso de House of The Dragons y ver si la trama sigue gustando a su público, que hasta ahora tuvo un recibimiento muy bueno y ya se confirmó el rodaje de una segunda temporada para el formato.