Oportunamente, en “Nuestro lugar en el mundo” - Parte II (BAE Negocios, 12/06/2022), se había descripto el “núcleo duro” de la confluencia de dos corrientes de pensamiento, la Neoliberal y la Socialdemócrata, en el “Consenso de Washington”, a partir de: “sustentar sus postulados económicos en la ‘Escuela Austríaca’ (1)  y su concepto central: la ‘Teoría Subjetiva del Valor’, donde ahora ‘el precio’ de los bienes o servicios (y no el Costo, en términos del trabajo socialmente necesario para su producción y comercialización), considerado aceptable por los usuarios y consumidores, resulta, sin más, la medida de ‘valor’”.

Este “nuevo capitalismo”: el de los banqueros, invisibiliza la “tasa de ganancia” y “construye” un parámetro (no sistémico, y por lo tanto exógeno a las fuerzas productivas) que denomina “costo de oportunidad”, con su primo hermano el “riesgo país”.

Así, consiguen construir las bases para que el modelo de acumulación de capital “especulativo-rentístico”, basado en la tasa de interés, se imponga sobre el de “la producción”, anclado en el trabajo.

En el presente siglo, en Argentina, este patrón de comportamiento retorna brioso, y con matices, tipifica el...

Ciclo Económico: 2014-2022

Éste, en sus distintas etapas y con sus diferentes administradores “a cargo”, esta signado por tres características inalterables durante toda su extensión:

  • el “reinado” del costo de oportunidad, doméstico e internacional,  
  • un descontrolado Déficit Fiscal Total (DFT) (2), que prohíja el endeudamiento externo e interno, y
  • diversas devaluaciones, que dificultan la elaboración, e incomodan la evaluación, de proyectos de inversión en la Economía Real.

La devaluación del 23/01/2014, da inicio al proceso. Son sus hitos relevantes: la “espantosa” renegociación (3) con el Club de París, el arreglo alcanzado con Repsol S.A. por la compra de su paquete accionario en YPF S.A., y el conato de acuerdo con los “fondos buitre”, entre otros.

Posteriormente, con el inicio de la Gestión Cambiemos, como fuera palmariamente explicitado en “Recauda como Liberal, gasta como Keynesiano: la política del después vemos” (BAE Negocios, 20/11/2017), producto de una depreciación de la moneda de, aproximadamente, 60% y la eliminación o disminución de los Derechos de Exportación, se duplicó el precio de la canasta alimenticia. La baja en el nivel de actividad, producto de la licuación del poder adquisitivo de los Ingresos Populares, pretendió ser subsanada con un incremento en el Gasto Público. Así, recaudando menos y gastando más, se inició un sendero de duplicación del Déficit Fiscal Primario.

Su financiación fue cubierta con endeudamiento externo, y, en búsqueda de mitigar los efectos inflacionarios generados por la emisión necesaria para utilizar los dólares ingresados en los Gastos Corrientes, se optó por la instrumentación de una particular herramienta: las Letras del Banco Central (Lebac), cuyas elevadas tasas de interés redundaron en el aumento del Déficit Cuasifiscal (4) .

El, a todas luces, inconsistente proceder, encuentra como resultado un compromiso asumido con el Fondo Monetario Internacional ( FMI), que permitiera la “salida ordenada” de los “inversores privados de cartera” del país. Complementariamente, con una adenda al contrato original, se prohíbe la expansión de la Base Monetaria (5), incrementando, aún más, las tasas de interés.

En este contexto, la derrota en las venideras elecciones presidenciales era de fácil augurio.

Pero, al mejor estilo del gatopardismo: “todo cambió para que nada cambie”, y tras la asunción de la nueva administración (Frente de Todos), fiel a su impronta de improvisación como “modus operandi”, se ahonda el deterioro.

En este sentido, hasta el final de las dilatadas negociaciones con el FMI, se sostiene una exagerada emisión monetaria, exacerbando la tasa de inflación, que busca ser mitigada a partir de una “alocada” oferta de Letras de Liquidez (Leliqs) al Sistema Financiero, profundizando el escandaloso Déficit Cuasifiscal. Por último, se suben nuevamente los tipos de interés, generando un efecto Crowding Out (desplazamiento) del crédito disponible en favor del Sector Público, entre otras acciones.

Finalmente, como quedara precisamente explicitado en “Acuerdo con el FMI: ya salió mal...” (BAE Negocios, 13/03/2022), se firmó el Contrato de Mutuo con el Organismo Internacional, extraordinariamente mal concebido, y peor aplicado, que anticipaba el resultado: tres ministros de economía en el lapso de alrededor de un mes.

Y ahora, pretenden terminar con el “País Industrial”, para coronar...

Un esquema extractivista

La actual gestión económica se presenta como garante del fiel cumplimiento de los compromisos asumidos con el FMI, a partir, entre otros elementos, de:

  • fuertes aumentos en las tarifas de servicios públicos (luz, gas, agua y transporte),
  • un importante ajuste en los gastos del gobierno, inauditas tasas de interés, y
  • la renovación de Bonos del Tesoro con “garantía” (en un hecho inadmisible que anula el riesgo empresario al ofrecer su cancelación de acuerdo a la devaluación del tipo de cambio oficial o del Coeficiente de Estabilización de Referencia, a elección del tomador) en la tasa de retorno, entre otros elementos.

Adicionalmente, se prioriza la transformación de la Argentina en una exportadora de recursos naturales, con particular énfasis en la minería, el sector agrícola y los recursos energéticos no renovables.

En este marco irrumpe el “dólar soja” (con resultados nimios), que generó una insólita transferencia de ingresos de “los de abajo” hacia “los de arriba”, tal cual fuera profusamente analizado en “Palabras más, palabras menos” (BAE Negocios, 18/09/2022).

Contrario sensu, lo que la Patria demanda, como fuera planteado en “La Pampa Húmeda y el pago de la Deuda Externa” (BAE Negocios, 13/02/2022), es una concatenación de:

  • una “Ley de Arrendamientos Rurales Compensada”, que disminuya sustancialmente el costo del alquiler de la tierra para los Productores en la Zona Núcleo,
  • un incremento máximo (dentro del marco de la legislación vigente y acorde a la rentabilidad de las implantaciones realizadas), en los Derechos de Exportación, y
  • un “Bono Compensador del Tesoro Nacional”, para los “propietarios de la tierra”, a mediano y largo plazo, en moneda dura, con rendimiento internacional y transable en los mercados secundarios, que equilibre lo cobrado en concepto de alquiler, entre el antes y el después de la entrada en vigencia de la legislación de marras.

De esta forma, se honrarían los compromisos de la Deuda sin castigar a los Sectores Populares (industriales, comerciantes, trabajadores formales e informales, jubilados, pensionados, profesionales independientes y pequeños o medianos productores agropecuarios) de todo el País.

Finalmente, como fuera descripto en “Bases para un Plan Económico Nacional” – Parte I (BAE Negocios, 01/05/2022) y Parte II (BAE Negocios, 08/05/2022), partiendo de la propuesta ut supra señalada, se permitiría arribar a los indispensables equilibrios macroeconómicos (Fiscal y Externo), que en conjunto con el necesario Magno Acuerdo Social, faciliten poner en valor los Vectores de Competitividad Nacionales (alimentos y energía), sentando las bases, de una vez y para siempre, de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS), con orientación a la producción.

 

Lic. Guillermo Moreno

Lic. Pablo Challú

Lic. Walter Romero

Agradecemos la colaboración de Marcos von Ifflinger

Locución en podcast: Adriana Costa 

 

 

(1)Se conoce como Escuela Austriaca, al pensamiento económico basado principalmente en el individualismo metodológico (que implica que los procesos colectivos parten de los procesos individuales) y en el subjetivismo (siendo su postulado más destacado: la Teoría Subjetiva del Valor -los bienes y servicios “cuestan lo que valen”-). Descreen del concepto del “bien común” y de que el “todo es superior a la suma de las partes”. Sus recomendaciones para el “quehacer económico” (al rechazar la planificación) perturban todo aquello que se articule “sistémicamente”.

((2)El Déficit Fiscal Total es la sumatoria de los Déficits: Financiero de la Tesorería Nacional, el de las Jurisdicciones sub Nacionales y el “Cuasifiscal” del Banco Central de la República Argentina

(3) Constituyendo, quizás, una de las peores renegociaciones de Deuda Externa llevadas a cabo por el Poder Ejecutivo Nacional en su historia. Teniendo una deuda inicial de alrededor de U$S 6.000 millones, incluidos intereses acumulados, se reconocieron todos los intereses compensatorios y punitorios, concluyendo en una deuda total que orillaba los U$S 9.700 millones, sin período de gracia, a pagar en corto plazo y sin quita de deuda.

(4)Se define como Déficit Cuasifiscal al saldo negativo entre intereses cobrados y pagados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

(5)La Base Monetaria (BM) está constituida por todo el dinero legal en circulación (billetes y monedas), sumado a los encajes (reservas legales y técnicas) bancarios.

Más notas de

Guillermo Moreno

La economía la “arreglamos” entre todos, o nadie lo hace -Parte II

La economía la “arreglamos” entre todos, o nadie lo hace -Parte II

Sin lo Financiero, no se puede... con lo Financiero solo, no alcanza

Sin lo Financiero, no se puede... con lo Financiero solo, no alcanza

Nuevo Orden Internacional: su impacto en las empresas argentinas -Parte II-

Nuevo Orden Internacional: su impacto en las empresas argentinas -Parte II-

Nuevo Orden Internacional: su impacto en las empresas argentinas -Parte I-

Nuevo Orden Internacional: su impacto en las empresas argentinas -Parte I-

Política económica: ¿para el bien común o el interés particular?

Política económica: ¿para el bien común o el interés particular?

Cambia... nada cambia

Cambia... nada cambia

Sector Externo: decisiones imprudentes (Parte II)

Sector Externo: decisiones imprudentes (Parte II)

Argentina, ¿una economía de extracción o de producción y empleo?

Argentina, ¿una economía de extracción o de producción y empleo?

Palabras más, palabras menos...: "dólar soja" e inflación

Palabras más,  palabras menos...

Cuando el saldo de la balanza comercial toca fondo: ¿cómo cumplir con el Fondo?

Cuando el saldo de la balanza comercial toca fondo: ¿cómo cumplir con el Fondo?