Especial para BAE Negocios

Los Estados Unidos, antigua colonia británica, pasaron a dominar al mundo y tener a su antiguo amo como socio, y casi subordinado, en todas acciones políticas y aventuras militares. Pero en el tema futbolístico los yanquis siguen, por ahora, sin repuntar y los ingleses hacen pesar su tradición como creadores del deporte que despierta la mayor pasión en el planeta.

El partido que se disputa el viernes 25 de noviembre, a las 16, en el Estadio Al Bayt, en el Mundial Qatar 2022, será la confrontación de dos asociados en proyectos político, económicos y militares en común, pero que en lo deportivo, en particular en lo futbolístico, tienen su rivalidad.

Confrontaciones y guerras

Las antiguas 13 colonias en América del Norte plantearon su diferencia con Inglaterra, sea por requerir mayor autonomía a solicitar el manejo de sus impuestos. Rebelión por el aumento de impuestos, motín del té mediante de 1773, generó la organización de milicias para enfrentar a los británicos. La declaración de la Independencia del 4 de julio de 1776 por parte de los norteamericanos recién será reconocida por Gran Bretaña en 1783, en la Paz de Versalles, tras ser derrotados militarmente los ingleses.

No fue, como muchos creen, la única confrontación con Inglaterra, ya que en 1812 los Estados Unidos se enfrentaron nuevamente con su antiguo dominador, donde aquí sí Inglaterra tuvo un mayor éxito militar, junto a Canadá, su colonia, llegando a tomar la capital e incendiando los principales edificios, Capitolio y Casa Blanca incluidos. En 1815 se llegó a un acuerdo entre ambas naciones y se puso fin a la guerra.

Aún no queda claro quién fue el bando triunfante. Quedó como empate.

Acuerdos en todo, menos en deportes

Luego de ello, los acuerdos entre ambos Estados fueron permanentes. Mientras Gran Bretaña, como Imperio, siguió su dominio colonial, los Estados Unidos estaban más cerrados en su desarrollo y expansión al oeste, tomando territorios que pertenecieron a México. Recién a fin del siglo XIX y principios del Siglo XX empezó su dominio por fuera de las fronteras del continente. La guerra con España, que se libró en Cuba, Puerto Rico y Filipinas, lo proyectó en Centroamérica y Asia. También empezó su influencia en medio oriente y África, y tomó nota de negocios en América del Sur, compitiendo con los intereses británicos, los cuales eran excluyentes, sobre todo en nuestro país.

La I Guerra Mundial los sacó de su aislamiento y la II Guerra Mundial ya los erigió en potencia, no solo dirimiendo el dominio planetario con la ex URSS, sino tomando a Gran Bretaña ya como socio y aliado, casi en un nivel subordinado. Distinto es en cuanto a lo futbolístico. Si bien los ingleses llevaron sus deportes a sus colonias y los impusieron sin problemas, con los Estados Unidos fue distinto. No solo no pudieron, sino que los norteamericanos crearon sus propios deportes, como el beisbol, o reformularon otros deportes, como el rugby, trocándolo en el fútbol americano.

Llamarlo soccer no los hizo mejores

En el caso del soccer, que así conocen ellos al fútbol, no es muy popular, salvo en las comunidades latinas o europeas que están en el país. Si bien hubo una primera aparición en 1885 de un seleccionado estadounidense contra Canadá, la primera presentación oficial de un equipo yanqui fue en 1916 en Estocolmo, donde vencieron a Suecia.

Luego disputó otros partidos en Juegos Olímpicos, donde no les fue bien. En los de 1924 en París fueron derrotados por Uruguay; y en 1928, en Ámsterdam, perdieron ante la Argentina con un escandaloso 11 a 2. Tuvo mejor suerte en la Copa Mundial de 1930 en Uruguay, llegando a la semifinal, pero nuevamente la Argentina lo derrota con el marcador de 6 a 1. En el Mundial de 1934 en Italia también es eliminado por el país anfitrión por 7 a 1.

Un empate reciente fue considerado como victoria por Estados Unidos

Tras la II Guerra Mundial, en el campeonato de 1950 en Brasil hubo un enfrentamiento con Inglaterra y, contra todos los pronósticos, EEUU venció a los ingleses por 1 a 0. Pero la alegría les duró poco, ya que Chile los derrotó por 5 a 2.

Pasaron los mundiales y la situación no mejoró, y eso que organizó el Mundial de 1994, donde no tuvieron una buena actuación, a pesar de un primer triunfo ante Colombia por 2 a 1, importante porque no ganaban un partido desde hacía 44 años. La nota lúgubre fue el asesinato del jugador colombiano que se equivocó en hacer un gol en contra, Andrés Escobar, al retornar a su país. Y le sumamos recuerdo de la actuación de la selección Argentina y el dolor del pueblo ante la imagen de Diego Maradona llevado al control antidoping, pastillas con efedrina y venganza de la FIFA mediante, patentizada con su frase “me cortaron las piernas”.

A eso sumamos que los norteamericanos fueron eliminados en octavos de final por Brasil, el país que salió campeón en dicho evento.

 

Si en materia tecnológica y militar los Estados Unidos son potencia indiscutida, aunque hace años hay una disputa importante con China, y cuenta con la sociedad indisoluble de Gran Bretaña, en materia futbolística sus resultados son, hasta ahora, de modestos a medianos; mientras los ingleses, aún con un Imperio descascarado, sometiendo nuestro territorio austral de Malvinas y proyectando reclamos sobre nuestra Antártida, siempre estuvieron en los primeros lugares de la disputa futbolística, que quizás revaliden en este Mundial.

*Pablo A. Vazquez es Lic. en Ciencia Política; Secretario del Instituto Juan Manuel de Rosas