El último dato referido al porcentaje de incremento de precios al consumidor elaborado por el Indec correspondiente a junio confirma la persistencia de un nivel elevado de inflación, la cual no afecta a todos los sectores por igual.

Ese aumento del mes pasado fue de 5,3% y el capítulo de alimentos y bebidas, más determinante para la mitad de la población que tiene menores ingresos: 4,6%.

La inflación interanual ronda el 64%. La acumulada de 2022 es más de 36,2%.

Si el incremento de precios mensual promedio del segundo semestre estuviese en torno al 5%, el año terminaría con una inflación anual del 83%. Para que finalice en el -hoy optimista- 75%, la inflación promedio mensual del segundo semestre debería estar levemente por encima del 4%.

¿Qué te puedo cobrar?

Suponiendo una paritaria que incremente el salario en un 60% y una inflación del 75% para este año, la caída del poder adquisitivo sería en torno al 10% en 2022.

Como se sabe, la inflación no impacta en todos los sectores del mismo modo.

Para evitar fenómenos distorsivos en la comparación relacionados con la estacionalidad, debe contrastarse el primer trimestre de 2022 con el mismo período del año anterior.

Como se observa en el Gráfico 1, la distribución del ingreso entre capital y trabajo no tuvo modificaciones sustanciales. Se incrementa levemente la participación del salario y también la del excedente, con una reducción del ingreso bruto mixto, que no se representa en el gráfico.

De todos modos, desde que la inflación cambió de magnitud en 2019 se advierte un proceso de avance del excedente en detrimento del salario.

Si no se considera el sector público, debido a que para las cuentas nacionales no genera excedente, pero paga salarios, el fenómeno se profundiza, como se expone en el Gráfico 2. La pandemia y la inflación impulsada por el incremento del excedente ensanchó las diferencias.

Eso no es todo. Los puestos de trabajo de asalariados se incrementaron un 6,2% en el primer trimestre de este año contra igual período del año anterior.

En el desagregado, se advierte que mientras los registrados lo hicieron un 3,4%, los no registrados un 12,5%. Por otro lado, las horas trabajadas se elevaron más que los puestos de trabajo: 8,9% para registrados y 16,6% para no registrados.

Analizando la información de conjunto, se observa una participación similar de los trabajadores en el producto, pero repartida entre más personas que además trabajan más tiempo.

Modelo inflacionario

Al menos en las últimas cinco décadas, no puede decirse que la inflación elevada es causada por el incremento de salarios (inflación por salarios). En todo caso, puede observarse que la inflación es un gran mecanismo para que se incremente la ganancia (inflación por excedente).

Federico Braun, quien según el mismo “remarca precios todos los días”, afirmó: “fuimos muy ágiles en el manejo de la inflación […] Con inflación creciente, fue espectacular”,  lo dijo por la ganancia de su empresa en la década de 1980.

La inflación puede ser " Stranger Things" e irse de las manos, como el mismo personaje advirtió: “La inflación creciente, la hiperinflación, desembocó en esa crisis”.

Este tipo de crisis es lo que intenta evitar la nueva ministra de economía, Silvina Batakis. Trabajadoras y trabajadores deberán respaldar el intento, movilizándose y reclamando lo que les corresponde. Es necesario coordinar el palacio y la calle contra los que desean que nos vayamos al fondo con mayúscula.

(*) Economista (UBA, Undav) Integrante de Economía Política para la Argentina (EPPA)  @Pablo_Ferrari77