El tenista serbio Novak Djokovic ratificó este jueves su posición de no vacunarse contra el coronavirus, por lo que aseguró que aceptará no participar del Indian Wells y el Abierto de Miami en marzo próximo, en el caso de que las autoridades de Estados Unidos no le permitan ingresar al país por no estar inmunizado. 

"¿Qué puedo hacer? Nada. Saben mi posición, así que es lo que es", dijo el serbio en una rueda de prensa en Adelaida, donde se prepara para disputar el Abierto de Australia, según consignó la agencia de noticias AFP.

Las autoridades estadounidenses extendieron la exigencia de vacunación frente al Covid-19 a los visitantes internacionales, con lo que el exnúmero 1 del mundo probablemente se pierda los torneos de Indian Wells y el Abierto de Miami.

Djokovic volvió a pronunciarse contra la vacunación de Covid-19.

"Espero poder jugar, pero si no puedo ir, no puedo ir", insistió el ganador de 21 Grand Slams, que hace un año fue deportado de Australia y no pudo jugar el Abierto en Melbourne por no estar debidamente vacunado frente al coronavirus.

Djokovic y su rechazo a la vacuna contra el Covid-19

El caso del tenista serbio fue uno de los más controversiales durante la pandemia, ya que no es la primera vez que se niega en vacunarse: Djokovic también se perdió el Abierto de Estados Unidos de 2022, descendió al quinto puesto del escalafón de la ATP y se arriesga a perder hasta 2.000 puntos en la clasificación si no puede jugar en Indian Wells y Miami.

Desde la aparición del coronavirus a nivel mundial, Novak Djokovic ya había tomado la decisión de no recibir la vacuna contra el Covid. En diálogo con la BBC, "Nole" afirmó que "nunca estuvo en contra de la vacunación". Además, explicó que "entiende que, a nivel mundial, todos están tratando de hacer un gran esfuerzo para manejar este virus y ver, con suerte, un final pronto para este virus".

En tanto, aceptó las consecuencias por su postura. "Entiendo que al no estar vacunado hoy, no puedo viajar a la mayoría de los torneos en este momento", declaró en febrero del año pasado. A su vez, tres meses atrás, el serbio aseguró que su participación en el US Open dependía completamente "del gobierno de EEUU para tomar una decisión sobre si permiten o no que personas no vacunadas ingresen al país".

"Lamentablemente, no podré viajar a Nueva York esta vez para el US Open", había informado en ese entonces mediante un comunicado.