En la primera fecha de la Selección de Alemania en la Copa del Mundo contra Japón en el Estadio Internacional Jalifa, los jugadores alemanes se tomaron la foto oficial previa al partido tapándose la boca en un claro gesto contra la vulneración de Derechos Humanos de Qatar.

Alemania no fue el único país que se mostró disconforme con las leyes de la monarquía del país árabe, sino que ya son varios los países que se sumaron a la iniciativa para aprovechar la visibilidad: los jugadores de Inglaterra se arrodillaron en un reivindicativo inicio de partido en el Mundial de Qatar y la Selección de Dinamarca llevó camisetas que tienen escritas la leyenda "Derechos Humanos para todos" en inglés.

Incluso muchas selecciones europeas tenían la idea de portar la cinta ‘One Love’, pero por posibles sanciones deportivas y económicas por parte de la misma FIFA tuvieron que descartar la intención.

Así, empezado el partido contra Japón, la Selección alemana compartió la foto que ya está dando vueltas por el mundo en su cuenta de Twitter, en donde expresaron: “Queríamos usar nuestro brazalete de capitán para defender los valores que tenemos en la selección de Alemania: diversidad y respeto mutuo. Junto con otras naciones, queríamos que nuestra voz se escuchara”.

 

“No se trataba de hacer una declaración política: los Derechos Humanos no son negociables. Eso debería darse por sentado, pero todavía no es el caso. Por eso este mensaje es tan importante para nosotros” y finalizaron: “Negarnos el brazalete es lo mismo que negarnos una voz. Mantenemos nuestra posición”.