El Fondo Monetario Internacional (FMI) finalizó este viernes su visita técnica en el país y se espera que hacia fin de este mes una comitiva argentina viaje hacia Washington para terminar de negociar en la sede central del organismo la tercera revisión del programa, que permitirá liberar un desembolso de USD 5.800 millones antes de fin de año.

Fuentes allegadas a las negociaciones también precisaron que, en el interín, "las conversaciones entre las partes continuarán de manera virtual", tal como reveló la agencia Télam.

La tercera revisión corresponde a la auditoría del FMI de los números económicos de la Argentina del tercer trimestre del año, y forma parte del programa que el país suscribió con el FMI en marzo de 2022 para refinanciar el préstamos por USD 45.000 millones con el organismo, tomados por el ex presidente Mauricio Macri en 2018.

La misión del Fondo consistió en un grupo de técnicos que responden al jefe de la Misión para la Argentina, Luis Cubeddu, y se manejó en el país de manera muy reservada, mientras desde Bali el presidente Alberto Fernández se reunió el miércoles con la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, acompañado del ministro de Economía, Sergio Massa.

Luis Cubeddu, jefe de la Misión del FMI para la Argentina,

Acuerdo con el FMI: encuentro en Bali 

En Bali, la Argentina pidió por la eliminación de sobrecargos que aplica el FMI, un tema que quedó nuevamente expuesto en la declaración de presidentes del G20, y que Georgieva se comprometió a volver a ponerlo sobre la mesa y a discutirlo en el directorio del Fondo en diciembre próximo.

"Es muy importante que la Argentina mantenga el rumbo tal como lo hizo tan exitosamente durante los últimos meses", dijo la titular del Fondo cuando salió de la reunión el último miércoles.

Georgieva destacó que Argentina debe enfocarse en el "objetivo de bajar la inflación, mejorar el desempeño de la economía" y que, al mismo tiempo, tenga en cuenta "la necesidad de la población, en los segmentos más vulnerables".

Además del reiterado pedido para eliminar las sobretasas, el Gobierno solicitó la remisión de fondos especiales para compensar el costo derivado de la guerra en Ucrania que se calculan en 5000 millones de dólares. 

Si los Derechos Especiales de Giro (DEG) se aprueban, significaría un alivio para el Banco Central ante la necesidad de incrementar su posición de reservas, a pesar de los recientes resultados positivos y la liberación del swap chino.