MADRID (Enviada especial) El avión de Aerolíneas Argentinas en el que viaja el presidente Alberto Fernández y su comitiva comenzaba a sobrevolar España tras 15 horas de vuelo desde Bali, Indonesia, donde viajó a participar de la Cumbre del G20, cuando el ministro de Economía, Sergio Massa, se acercó a brindar algunas declaraciones a la prensa que cubre la gira presidencial para anunciar los dos resultados más importantes de las reuniones mantenidas en las últimas 48 horas. Ante Grupo Crónica y otros medios informó una inminente “duplicación de las reservas de libre disponibilidad para el Banco Central”.

El titular del Palacio de Hacienda acompañó al Presidente a las bilaterales con el jefe de Estado de China, Xi Jinping, y con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva. Massa aseguró que en ambos encuentros, de los que participó también el canciller, Santiago Cafiero, lograron concretarse algunos objetivos que llevó la Argentina a Bali.

“Lo primero que quiero destacar es la duplicación de las reservas de libre disponibilidad para el Banco Central, que pasa de tener 5.000 millones, producto de la recaudación del dólar soja; a U$S 10.000 millones, producto de la liberación de parte del swap en el acuerdo con China”, informó Massa en el avión de la aerolínea de bandera.

La ampliación del uso del swap se selló como una excepción total para la Argentina en la reunión a la que Fernández concurrió seis horas después de haberse descompensado en el hotel donde se realizó la Cumbre del G20 en Bali debido a un cuadro de gastritis erosiva con sangrado. Fuentes de la comitiva transmitieron que el esfuerzo del jefe de Estado argentino se debió a que "si no estaba el Presidente argentino Xi Jinping hubiera cancelado".


Massa estaba también allí cuando el mandatario chino le aclaró a Fernández que la ampliación se activaría de manera inmediata. A Xi Jinping lo acompañó a esa reunión el titular del Banco Central.

Massa continuó ante los micrófonos de la prensa argentina: ”Tenemos disponibles para trabajar en el mercado único libre de cambios, U$S 10.000, y esto además a los sectores productivos de Argentina les es muy importante porque les permiten acceder más rápido al flujo de dólares para lo que son insumos y bienes intermedios importados para la producción mismo en la Argentina”.

Y lo segundo importante que marcó el ministro de Economía es “haber dejado ya abierta la discusión sobre el precio de la guerra con el Fondo Monetario Internacional (FMI). A la reunión con Kristalina Georgieva, el gobierno argentino llevó un informe donde cuantificó los costos de la guerra en Ucrania para la Argentina. Lo armó el equipo técnico de Massa y calcula que el aumento de precios internacionales como los de la energía, los fertilizantes y otros, el monto ronda los 5 mil millones de dólares. Para el Fondo, son 3.500, según postuló en la reunión. 

Massa agregó sobre el asunto de los sobrecargos que paga el país: "Está establecido que en diciembre se van a discutir los sobrecargos, porque la Argentina le está pagando al FMI el doble de tasa de interés que, por ejemplo, le paga al Banco Interamericano de Desarrollo, y eso nos resulta absurdo cuando el prestamista en última instancia es el Fondo".