Elon Musk no está feliz. El Super Heavy Booster 7 de SpaceX explotó mientras se ejecutaba una prueba de encendido. Se trata del cohete con el que el multimillonario, CEO de la empresa espacial, planea llevar humanos a Marte. 

La unidad espacial se posicionaba para ser la mejor de todas para llevar adelante la misión con la que sueña Musk. Ahora el anhelo está un poco más lejos, desde en plena fase de prueba se registró un estallido en la parte baja del séptimo prototipo del propulsor. 

Forma parte de lo que será la nave Starship, que tiene 33 motores Raptor en su parte baja, los mismos que la impulsarán en los primeros momentos de su despegue hacia el planeta rojo.

Qué dijo Elon Musk sobre la explosión

En realidad esto no es bueno. El equipo está evaluando los daños”, indicó el empresario mientras visualizaba en video del evento, que se transmitió en vivo y mostró como estalló en la misma torre de lanzamiento. Mientras tanto, se inició una investigación sobre las posibles causas de la explosión. 

Luego, en su cuenta de Twitter dijo que él estaba "justo arriba en la sección de propulsión de refuerzo" cuando sucedió y que "el daño parece ser menor". "Necesitamos inspeccionar todos los motores. Lo mejor es hacer esto en la bahía alta", aseguró sobre las futuras pruebas. Actualmente, se realizan en la sede de la compañía en Boca Chica, Texas.

“El combustible criogénico es un desafío más, ya que se evapora y crea un riesgo de explosión de combustible y aire en una atmósfera parcialmente de oxígeno como es la Tierra”, explicó el magnate.