Un horizonte de diez años no siempre es fácil de imaginar. En el mundo laboral, es probable que muchos cambios ocurran en una década. Según un estudio de Bumeran sobre el trabajo del futuro, el 62% de los especialistas en Recursos Humanos argentinos cree que en 10 años el empleo va a ser totalmente diferente al de hoy. A nivel regional se mantiene la tendencia con el 65%, el 34% y el 1%. Solo en Ecuador un 8% consideró que el empleo permanecería tal cual es.

"Estamos en un momento de inflexión en el mundo laboral. La pandemia aceleró muchas transformaciones que ya se estaban gestando y el trabajo está cambiando. La flexibilidad en los horarios, el lugar de trabajo y hasta los roles va a ser el denominador común de lo que se viene", explica Federico Barni, CEO de Jobint.

El 66% de los especialistas argentinos afirma que va a mejorar, el 23% que no va a cambiar tanto y el 11% que va a empeorar. Junto a Chile, Argentina es uno de los países en el que los profesionales son más pesimistas respecto al futuro. El 72% de los ecuatorianos y el 75% de los peruanos ven avances. 

Que los trabajadores logren adaptarse al nuevo mundo laboral y no queden fuera del sistema es el principal desafío para el 43% de los argentinos. En tanto otros señalan que las personas trabajadoras no desarrollen sus tareas aislados y no se pierda la sinergia del trabajo en equipo (30%); que no aumente la precarización laboral para el 10%; que no se pierdan los espacios de encuentro más sociales o recreativos para el 8%; que las personas trabajadoras no puedan generar vínculos más humanos que excedan la relación laboral para el 5%; y que las personas trabajadoras no se conviertan en autómatas que trabajan las 24 horas de los 7 días de la semana para el 4%.

En cuanto a la forma en que se modificará nuestra rutina laboral apuntan que va cambiar porque muchas tareas se van a automatizar y otras van a resolverse de nuevas maneras para el 51%; muchos puestos van a desaparecer por la implementación de la tecnología y la automatización de muchas tareas para el 26%; se va a diversificar y cada vez se va a especializar más para el 12%; y se va a multiplicar y se van a demandar nuevos perfiles para el 11%.

En Argentina, el 60% cree que va a ser un híbrido entre la oficina y otros lugares, el 34% cualquier lugar gracias a la posibilidad de realizar las tareas 100% de forma remota, el 4% en el metaverso o la virtualidad, y el 2% espacios compartidos con personas desconocidas. Ninguna de las personas participantes en Argentina cree que va a seguir siendo la oficina.

Según el estudio de Bumeran, el 58% de los especialistas argentinos considera que las relaciones laborales van a cambiar pero el trabajo en equipo y las nuevas formas de liderazgo van a ser la clave; el 33% que van a encontrar nuevas formas como siempre que hubo cambios; y el 9% que prácticamente van a desaparecer, las personas trabajadoras van a ser cada vez más autónomas y van a estar más aisladas.

 Para un 31% el equilibrio entre la vida personal y profesional va a ser el gran desafío de los nuevos tiempos; para otro 31% no se va a trabajar por horarios sino por objetivos. En tanto, para un 16% el balance va a ser cada vez más difícil por el avance de la tecnología y la dificultad para desconectarse, para un 11% va a mejorar porque se van respetar más los horarios y el derecho a la desconexión; y para un 10% se va a reducir la jornada laboral a 4 días.