Apenas se publicaron las declaraciones explosivas del hacker exempleado de Twitter, Peiter Zatko, los abogados de Elon Musk supieron que allí había una oportunidad. Las revelaciones sobre las mentiras en los números de bots y prácticas de seguridad negligentes le vinieron como anillo al dedo al equipo legal del CEO de Tesla de cara al juicio de octubre, en el que muchos analistas ya daban como ganador a Twitter.  Este martes, el multimillonario citó las acusaciones de Zatko como una de las razones para echarse atrás en el acuerdo de 44.000 millones de dólares, y la balanza ya no parece tan inclinada.  

En una presentación ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés), Musk solicitó enmendar su demanda a raíz de "ciertos hechos" que "salieron a la luz desde entonces", en referencia a la denuncia inicial. 

En la presentación, Musk también acusa a Twitter de no cumplir con su decreto de consentimiento de 2011 con la Comisión Federal de Comercio, donde la empresa acordó reforzar la privacidad y seguridad de los usuarios. En este sentido, volvió a citar al exjefe de ciberseguridad de la empresa, que denunció que Twitter ignora sus problemas de seguridad, una supuesta infracción de la propiedad intelectual de terceros y una supuesta decisión de otorgar al gobierno indio acceso sin restricciones a los datos de sus usuarios.

Además, en la presentación que se hizo pública el lunes, el equipo legal de Musk citó a Zatko para que compareciera el próximo mes para una declaración en la demanda en curso.

¿Por qué enmienda la demanda? La presentación argumenta que, si las acusaciones de Zatko son ciertas,  Twitter está incumpliendo el acuerdo de fusión que firmó con Musk, ya que tendrían “consecuencias materiales, si no existenciales” para el negocio de la compañía. Así, el magnate podría echarse para atrás sin pagar ni un solo dólar.

¿Podrá Elon Musk ganarle a Twitter?

Elon Musk está desesperado por retractarse del acuerdo, pero necesita demostrarle a un juez que Twitter violó algún aspecto del acuerdo de fusión. Si no lo hace, tendrá que pagar una multa de 1.000 millones de dólares o verse obligado a realizar una “actuación específica” (es decir, comprar Twitter).

Previo a las revelaciones de Zatko, el CEO de Tesla tenía todas las de perder. La primera carta de Musk se presentó a principios de julio e hizo acusaciones similares de que Twitter engañó a la SEC en sus divulgaciones regulatorias. Ahora repite el mismo cargo, y solo agrega la denuncia de Zatko como evidencia adicional.

¿Qué significa esto? La profesora de derecho Ann Lipton dijo a The Verge que, antes de las denuncias del informante, los argumentos de Musk "no eran muy fuertes", mientras que ahora lograron un "comodín". 

TechCrunch explicó que la utilización de las revelaciones de Zatko demuestra que Musk busca una razón por fuera del trato para salir del mismo porque, después de todo, había prometido "derrotar a los robots de spam o morir en el intento" en abril. Sin embargo, el hecho de que Musk quiera reclutar a Zatko para respaldar su afirmación de que Twitter de alguna manera lo engañó no significa que las partes del bot en la denuncia del informante realmente tendrán alguna relación con la situación.

Zatko no es experto en bots, y el tema de los bots en sí ya es confuso dentro de la denuncia. Las declaraciones del denunciante, sin embargo, podrían ayudar por otro lado: las brechas de seguridad. La posibilidad de que gobiernos extranjeros puedan infiltrarse en la empresa o que Twitter engañó a los reguladores sobre sus prácticas de seguridad puede servir al magnate como argumento para echarse atrás.

Twitter respondió

Para Twitter, no. La red social repitió que las denuncias están “plagadas de inconsistencias e inexactitudes y carecen de un contexto importante”, lo que hacen al caso que presenta Musk "inválido e injusto". 

"Contrariamente a las afirmaciones en su carta, Twitter no ha incumplido ninguna de sus representaciones u obligaciones en virtud del Acuerdo. Twitter tiene la intención de hacer cumplir el Acuerdo y cerrar la transacción en el precio y los términos acordados con las Partes de Musk", escribieron los representantes de Twitter.

Twitter y Musk irán a juicio el 17 de octubre en Delaware para resolver el intento de Musk de cancelar su adquisición de la compañía a menos que lleguen a un acuerdo primero.