Luego de que Elon Musk comprara Twitter por USD 44.000 millones para "tratar de ayudar a la humanidad" y con la idea de permitir debates "saludables" en internet, el empresario comenzó a tomar una serie de decisiones en la compañía que causaron impacto. Entre ellas, despidos masivos de sus trabajadores. Para los empleados que quedaron, envió su primer mail con medidas drásticas, entre las que está la eliminación del home office y los francos de descanso.

A partir de la compra millonaria y luego de cerrar temporalmente la empresa para realizar reformas, el magnate dejó sin trabajo a 3.700 personas, incluidos los altos directivos de la compañía, lo cual equivale a aproximadamente 50% de la fuerza laboral total de la planta. 

Además de los despidos masivos, Musk decidió que todos los trabajadores deben estar permanentemente en la oficina, eliminado por completo la posibilidad de hacer home office, algo común en la modalidad de trabajo en la empresa del pajarito desde la pandemia. Además, canceló los días de descanso con el objetivo de ajustar la estructura laboral a la actividad 24/7 y así obtener la constante disponibilidad de sus empleados.

Según pudo saber The Washington Post, Musk comenzó a enviar un correo electrónico a todos los empleados de la compañía para notificar su continuidad en sus puestos de trabajo. "Tu rol en Twitter" es el asunto que el empresario escribió en cada e-mail. De esta forma, los empleados que mantendrán sus puestos recibirán una notificación en el correo de la empresa, mientras que todas aquellas que perderán su trabajo se les comunicará a través del correo electrónico personal.

“Equipo, en un esfuerzo por colocar a Twitter en un camino saludable, pasaremos por el difícil proceso de reducir nuestra fuerza de trabajo global el viernes”, comienza diciendo el e-mail y continúa: "Reconocemos que esto afectará a un número de individuos que han hecho valiosas contribuciones a Twitter, pero esta acción es desafortunadamente necesaria para asegurar el éxito de la compañía en el futuro".

La fortuna de Elon Musk

Musk está bajo presión para recuperar una inversión en un sitio por el que admitió haber pagado de más. Algunos analistas calcularon que el valor real de Twitter ronda los USD 25.000 millones, frente a los USD 44.000 millones que él pagó. Incluso tuvo que vender acciones de Tesla, otra de sus empresas, para poder costear la compra de la red social.

Los cambios que se vienen en Twitter

Musk estrenó ayer una etiqueta que decía "Oficial" en las cuentas verificadas de Gobiernos, medios y otras instituciones. Además, implementó una herramienta que permitía ver si una cuenta verificada tenía el tilde azul por pagarlo o porque es una figura pública. Cuando muchos informaron al respecto, la función ya no existía más. ¿Qué pasó?

 

"Lo acabo de anular", contestó Musk ante las preguntas. "El tilde azul será el gran nivelador", agregó, desdiciendo así a algunos de sus empleados que habían destacado la nueva función. "Tengan en cuenta que Twitter hará muchas cosas tontas en los próximos meses. Mantendremos lo que funciona y cambiaremos lo que no", aclaró el nuevo dueño de Twitter o, como él se denomina, "Operador de la línea directa de quejas de Twitter".

El magnate también anunció que incursionará en un OnlyFans con un muro de pagos para videos. La idea es que cada quien que publique un video pueda cobrar para que los usuarios lo vean, y Twitter se quedaría con una parte de las ganancias.

Además, planea un abono mensual de 8 dólares para certificar las cuentas de Twitter y tendría un precio ajustado por país proporcional a la paridad del poder adquisitivo porque, según el empresario, la red social "no puede depender sólo de los anunciantes". Quien lo obtenga tendrá prioridad en respuestas, menciones y búsqueda "lo cual es esencial para derrotar el spam/estafa", posibilidad de publicar videos y audios largos y la mitad de los anuncios que tienen los demás usuarios. Por último, obtendrán "omisión de paywall para editores dispuestos a trabajar con nosotros", aseguró Musk.

Otra de las medidas que tomó el nuevo director de la red social del pajarito es la imposibilidad de cambiar el nombre a las cuentas verificadas. Tal como le pasó a la rapera estadounidense Doja Cat, que hace poco se cambió su nombre público a "christmas" (Navidad en inglés), y se sorprendió al ver que no podía revertir la situación: "No quiero ser navidad para siempre @elonmusk por favor ayuda cometí un error", le escribió, a lo que el empresario le respondió "¡Trabajando en ello!" y más abajo agregó: "Sin embargo es bastante divertido".

 

Además de todo esto, sugirió que quería que Twitter se convirtiera en X, una "súper app" que agrupe cientos de funciones en el mismo lugar, algo similar al éxito de WeChat en China. Sin embargo, para eso faltará mucho tiempo. 

En ese sentido, el nuevo director de la red social del pajarito piensa en revivir Vine, una app de videos de hasta seis segundos que fue muy popular a principios de la década pasada, y fue adquirida por  Twitter en 2012. Ese segmento ahora está dominado por TikTok, los Reels de Instagram y los Shorts de YouTube, pero Musk podría traer a Vine para unirse a la competencia.