Sam Bankman-Fried supo posicionarse como uno de los millonarios más importantes en el mundo cripto hasta este viernes por la mañana cuando anunció que su empresa de intercambio de criptomonedas FTX entró en bancarrota, luego de siete días de agonía en lo que fue una de las caídas más estrepitosas en la historia de los negocios. 

A principios de este año, la empresa estaba valuada en 32 mil millones de dólares, pero ahora Bankman-Fried busca desesperadamente un inversor que respalde a FTX después de que el blockchain rival Binance se retirara de un acuerdo para adquirirlo.

El índice de multimillonarios de Bloomberg valoró el negocio de FTX en Estados Unidos —del que Bankman-Fried posee alrededor del 70%— en un dólar debido a una posible interrupción de la cotización, desde los 8.000 millones de dólares de una ronda de inversión de enero pasado.

"La cagué, debí haberlo hecho mejor", fue la frase más contundente dentro de una serie de tweets escritos el jueves con los que el ex millonario rompió el silencio, tras la debacle que había comenzado el domingo pasado. 

Bankman-Fried también anunció que cerrará Alameda Research, la empresa comercial que cofundó junto con FTX. 

Camino a la gloria de un millonario 

Según estimó Forbes, la fortuna de Bankman-Fried aumentó a más de 26.000 millones de dólares cuando la pandemia de coronavirus ayudó a impulsar la valoración de FTX a 32.000 millones de dólares a fines del año pasado.

El joven Bankman-Fried de 30 años estaba en la cresta de la ola, parecía imparable. Incluso, en octubre, el CEO de la compañía se refirió a sí mismo como un JP Morgan moderno por ayudar a adquirir criptoempresas en apuros. Tras el propio colapso de FTX, Bankman-Fried fue retirado de las filas multimillonarias de Forbes.

Caída en 7 días

Cómo si hubiera visto la película de "La Llamada", Bankman-Fried recibió el anuncio de la "muerte" de su compañía hace "7 días". Una semana atrás, Forbes calculaba que Bankman-Fried tenía activos por USD 17.000 millones.

Sin embargo, el domingo pasado empezó la debacle: se filtraron dudas sobre la solvencia de la exchange de criptomonedas FTX, lo que provocó que miles de usuarios extrajeran unos USD 5.000 millones en activos cripto en un solo día.

Forbes contó que la corrida derivó en un "corralito" que impidió a los usuarios que se "avivaron tarde" a sacar sus tenencias. El multimillonario pasó a ser prácticamente insolvente. 

CoinDesk había publicado un informe que mostraba que al menos 5.800 millones de dólares de los activos en el balance del fondo de Bankman-Fried, Alameda Research, estaban en realidad vinculados a tokens FTT emitidos por su exchange FTX.

Según trascendió, ese informe provocó que Binance, uno de los principales competidores, anunciara que se desharía de sus reservas de FTT.

Binance rápidamente anunció un acuerdo no vinculante para comprar FTX el martes, pero se retractó un día después, citando problemas de liquidez "más allá de su control o capacidad de ayudar".

Los tuits que confirmaron la noticia 

En una serie de tuits el jueves, Bankman-Fried confesó la crisis de liquidez en la que se vio envuelta FTX y confirmó que la empresa vio retiros de aproximadamente 5.000 millones de dólares el domingo: "los más grandes por un gran margen", después de que el CEO de Binance, Changpeng Zhao, tuiteara que su empresa vendería todas sus tenencias en el token criptográfico FTX debido a "revelaciones recientes".

Bankman-Fried dijo en esa red social que estaba "sustancialmente equivocado en su criterio sobre los márgenes de los usuarios", y agregó: "La cagué, y debería haberlo hecho mejor", con la frase en inglés: "I fucked up"

La prioridad “por sobre todas las cosas” es “hacer lo correcto por parte de los usuarios”. Con ese fin, dijo, "el equipo está pasando la semana haciendo todo lo posible para aumentar la liquidez".

Aunque aclaró: “No puedo hacer ninguna promesa al respecto, pero voy a intentarlo". "Cada centavo de eso, y de la garantía existente, irá directamente a los usuarios”, prometió el jueves.

"Después de eso, los inversores, viejos y nuevos, y los empleados que han luchado por lo que es correcto para su carrera y que no fueron responsables de ninguno de los errores”.

Bankman-Fried también aseguró que está en conversaciones con varios jugadores sobre los próximos pasos.