El fabricante de iPhone ordenó a los empleados de su sede de Cupertino, en el estado de California, que deben volver a la oficina a partir de septiembre pero los trabajadores se rebelan y reclaman mayor flexibilidad. Hay unos 10.000 empleados en un grupo de Whatsapp que no usa eufemismos para describirse: Remote Work Advocacy.

Apple informó a los trabajadores que desde el 5 de septiembre debían volver a sus oficinas al menos tres días a la semana pero un grupo de trabajadores que se organizaron bajo el nombre de  Apple Together, cuando las oficinas de todo el mundo se vieron obligadas a trabajar a distancia a causa de la pandemia, comenzó a hacer circular una petición el domingo, exigiendo "trabajo flexible". Dicen que ya demostraron que pueden realizar un "trabajo excepcional" sin necesidad de trabajar de manera presencial.

En una nota enviada a la empresa, Apple Together respondió que un "mandato uniforme de la alta dirección" no respeta las "muchas razones de peso" por las que algunos empleados son "más felices y productivos" trabajando fuera de las oficinas tradicionales, destacó el Financial Times.

El grupo exige que Apple permita a los empleados trabajar con su "jefe inmediato" para decidir sus modalidades de trabajo, y que no estén sujetos a "aprobaciones de alto nivel" y "procedimientos complejos" ni tengan que proporcionar información privada.

Los empleados comenzaron incluso a reunir firmas para enviar a los ejecutivos de la empresa como respuesta al pedido realizado por el director ejecutivo, Tim Cook, la semana pasada.

"En esta coyuntura no vamos a dar ningún nombre específico de individuos públicamente o a la dirección ejecutiva para proteger a nuestros colegas, especialmente a la luz de la ruptura del sindicato de minoristas y los recientes informes de denuncias de represalias de RRHH", dijo un empleado consultado por el diario, que también consultó a Apple por la situación, aunque la empresa declinó hacer comentarios.

La polémica por el home working en Silicon Valley

Las empresas de Silicon Valley, incluidas Facebook y Google, permitieron a los ingenieros quedarse en casa cuando Covid obligó a la gente a trabajar a distancia en marzo de 2020. En algunos casos se los permitió trasladarse a otras partes del país sin que ello afectara a sus salarios.

El hecho de que los trabajadores deban volver ahora a las normas anteriores a Covid se convirtió ahora en un tema polémico, ya que algunas empresas pregonan sus políticas de flexibilidad para atraer y retener el talento.

El año pasado, Spotify introdujo una política de "trabajo desde cualquier lugar", afirmando que apoyaría la conciliación de la vida laboral y familiar dando a los empleados "la libertad de elegir" dónde trabajar.

Por el contrario, el CEO de Tesla, Elon Musk, dijo a los trabajadores que "el trabajo a distancia ya no es aceptable". Salvo en el caso de "colaboradores especialmente excepcionales", escribió el propio Musk en junio, se asumirá que los trabajadores que no se presenten en persona "han renunciado".

Trabajadores en Defensa del Trabajo Remoto

Sin la contundencia de Elon Musk, Tim Cook, y después de reconocer que el regreso al trabajo presencial podría significar un "cambio inquietante" para algunos, intenta que los trabajadores vuelvan a la oficina desde junio de 2021, solo para que los planes se retrasen por las nuevas oleadas de casos de Covid.

Apple prosperó durante el periodo de la pandemia, y su valor de mercado casi que se duplicó, por lo que algunos empleados sostienen que eso demuestra que el trabajo remoto no está obstaculizando su trabajo.

En Slack, la plataforma de mensajería interna utilizada por Apple, más de 10.000 empleados de Apple se han unido al grupo "Remote Work Advocacy". Y en Blind, la plataforma de mensajería anónima para empleados de tecnología, las discusiones sobre la vuelta al trabajo se encuentran entre los temas más frecuentes y populares entre los empleados de Apple.

Según el Financial Times, la franqueza de algunos empleados de Apple parece haber tenido cierto impacto. Cook había pedido a los trabajadores en junio que volvieran a la oficina los lunes, martes y jueves. Sin embargo, en el memorando de la semana pasada la política se relajó a los martes y jueves, más un tercer día que será determinado por los equipos individuales.

"Creemos que Apple debería fomentar, y no prohibir, el trabajo flexible para construir una empresa más diversa y exitosa en la que podamos sentirnos cómodos para 'pensar diferente' juntos", respondieron los trabajadores de Apple.