El próximo 17 de octubre será el día del juicio. No final, o al menos no para todos. Será el juicio que definirá el futuro de Twitter y Elon Musk por el acuerdo fallido de adquisición por 44.000 millones de dólares. Los análisis indican que la red social tiene la ventaja respecto del CEO de Tesla, y podría lograr su cometido: que Elon Musk compre la plataforma. Hoy, la Junta Directiva de Twitter votó formalmente para aceptar la oferta de Musk, un paso más que marca la postura de la empresa y mete presión al multimillonario.

La votación fue express. En cinco minutos, la llamada de inversores decidió aceptar la oferta de Elon Musk, después de haber obtenido suficientes votos ayer por la noche. La noticia impactó directamente en los mercados, que hicieron subir las acciones de Twitter un 1,7%, hasta los 42,16 dólares. 

Con la votación ya terminada, Twitter da por cumplidas todas las condiciones que corrían de su parte para que se cierre la operación, que se articula como una fusión con una sociedad instrumental creada por Musk.

El mayor problema, sin embargo, es que Musk ya no quiere comprar Twitter.

La pelea Elon Musk vs. Twitter

El anuncio de compra de Twitter por parte de Elon Musk ya fue extraño. El CEO de Tesla era un duro crítico de las políticas de la plataforma, y lo que era un matrimonio feliz se convirtió rápidamente en un divorcio acelerado.

El 8 de julio, menos de tres meses después del "casamiento", Musk envió documentos para retractarse del trato, por un supuesto exceso de cuentas de spam y falsas en el sitio. Posteriormente, Twitter demandó a Musk en el Tribunal de Cancillería de Delaware para forzar el acuerdo.

Aunque todo indicaba que la suerte estaba del lado de la red social, un informante inédito reveló que la compañía engañó a los inversores y reguladores en numerosos temas, incluida la privacidad del usuario y la presencia de bots en el sitio.

Twitter busca que Elon Musk compre la red social para cumplir con el acuerdo

Un juez de Delaware le permitirá a Musk incluir esa información en su contrademanda, aunque el tribunal rechazó su solicitud de retrasar el juicio. El denunciante, Peiter “Mudge” Zatko, testificó ante un panel del Senado el martes.

Eso sí: el juicio sigue programado para el 17 de octubre. ¿Por qué? La jueza Kathaleen St. Jude McCormick lo explicó: “Cuanto más se retrase el juicio, mayor será el riesgo de daño irreparable para Twitter. Estoy convencida de que incluso un retraso de cuatro semanas supondría un riesgo de daño adicional para Twitter demasiado grande para justificarlo”.