Twitter suspendió en las últimas horas las cuentas de más de media docena de periodistas que informaron sobre la compañía y su nuevo dueño, Elon Musk, quien justificó la decisión al afirmar que "violaron los términos" de la plataforma al publicar su ubicación exacta en tiempo real.

Algunos de los periodistas cuestionaron la decisión de Musk de dar de baja la cuenta @ElonJet, que rastreaba los vuelos del avión privado del empresario, y sobre versiones provenientes de ese mismo usuario en otras redes sociales.

Entre las cuentas suspendidas figuran las de trabajadores de CNN, The New York Times y The Washington Post, así como de comunicadores independientes. De todas formas, dio a entender que será temporal.

También fue suspendido el usuario de Twitter de Mastodon, una red social de microblogging, pero de código abierto. Fue por compartir el link de una versión de la cuenta @ElonJet pero, justamente, de Mastodon. La plataforma es una alternativa que promueven los detractores de la nueva versión de Twitter bajo las órdenes del hombre más rico del mundo. De hecho, muchos usuarios se mudaron allí luego de la irrupción de Musk.

"Publicaron mi ubicación exacta en tiempo real, básicamente coordenadas de asesinato, en (obvia) violación directa de los términos de servicio de Twitter", justificó Musk al hacerse eco de la decisión.

Musk tomó acciones legales frente a la cuenta de Twitter que reveló su información personal

"Si alguien publicara ubicaciones y direcciones en tiempo real de los reporteros de The New York Times, el FBI estaría investigando, habría audiencias en el Capitolio y (Joe) Biden daría discursos sobre el fin de la democracia", ironizó el magnate, que luego publicó una encuesta preguntando a los usuarios sobre si debía o no desbloquear los perfiles de los periodistas.

El miércoles, el también dueño de Tesla y SpaceX tuiteó que un vehículo en Los Ángeles que llevaba a uno de sus hijos fue seguido por "un acosador loco" y pareció culpar del supuesto incidente al rastreo de su avión privado.

Afirmó que tomó acciones legales contra la persona que operaba la cuenta ElonJet, que fue suspendida a pesar de la promesa del empresario de no hacerlo en pos de la libertad de expresión que dice defender.

"Bueno, parece que @ElonJet está suspendida", tuiteó su creador, Jack Sweeney, desde su cuenta personal @JxckSweeney, que también corrió la misma suerte tiempo después, consignó la agencia de noticias AFP.

Luego, Twitter informó que había actualizado su política para prohibir tuits que, en la mayoría de los casos, revelen la ubicación de alguien en tiempo real.

Musk escribió que "cualquier cuenta que haga doxxing (revelación pública de datos personales) con información de ubicación en tiempo real será suspendida, pues es una violación física de seguridad".

"Las cuentas involucradas en doxxing reciben una suspensión temporal de 7 días", sostuvo Musk. Al parecer, las cuentas suspendidas todavía podían participar en Twitter Spaces, ya que varios de los periodistas vetados discutieron la noticia en una sala de chat de audio en vivo el jueves por la noche.

Musk se unió brevemente al Twitter Space para confirmar que publicar un enlace a una página que proporcionaba seguimiento de ubicación en tiempo real, como @ElonJet, era una "evasión de prohibición" y no era diferente de publicar directamente ubicaciones en vivo. "Muestras el enlace a información en tiempo real, evasión de prohibición", dijo Musk. "Si doxxeas, te suspenden, fin de la historia, ya está".

La llegada de Musk a Twitter y sus nuevas medidas

Desde que asumió al frente de Twitter, Musk envió mensajes contradictorios sobre lo que está autorizado o no en la plataforma: restauró cuentas antes suspendidas por la red social, incluida la del expresidente estadounidense Donald Trump, pero también canceló la del rapero Kanye West tras la publicación de varios mensajes considerados antisemitas; y rechazó el regreso a Twitter de Alex Jones, fundador del sitio web de extrema derecha InfoWars, quien fue condenado a pagar unos 1.500 millones de dólares de indemnización por afirmar que la masacre de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook fue un "engaño".

Por otro lado, políticas controversiales dentro de las oficinas de Twitter salieron a la luz por parte de los empleados de la red social, como así también se avecinan nuevos cambios con respecto al funcionamiento de la aplicación, como la nueva extensión de caracteres a la hora de redactar tweets.