Los actores Olivia Hussey y Leonard Whiting, que protagonizaron la aclamada versión de Romeo y Julieta de 1968, denunciarán a los estudios Paramount por abuso sexual. Los artistas hacen hincapié en que fueron engañados por el director Franco Zefirelli al filmar una escena desnudos cuando ambos eran adolescentes.

Si bien la película fue un éxito en su momento y se le adjudicó cuatro nominaciones a los Premios Oscar, aún así causó controversia en el público debido a la misma escena por la que ahora tienen derecho a una indemnización de más de 500 millones de dólares.

Hoy en día, ya con más de 70 años, los actores presentaron una demanda en la Corte de Santa Mónica el viernes pasado, en donde acusaron a la productora de explotación sexual y distribución de imágenes de desnudos de dos adolescentes. También alegaron a abuso, acoso sexual y fraude.

Hussey y Whiting afirmaron sufrir depresión luego del escándalo.

Según una nota en Variety, Zeffirelli -fallecido en 2019- aseguró a ambos actores que no habría desnudos en la película y que llevarían ropa interior de color piel en la escena del dormitorio. Pero en los últimos días del rodaje, el director cambió de opinión y les imploró que actuaran desnudos con maquillaje corporal, o si no "la película fracasaría."

En su momento, Hussey y Whiting tenían 15 y 16 años, y según lo testimoniado, el director les señaló donde estaría ubicada la cámara, asegurándoles que no habría desnudos fotografiados ni en el film. En consecuencia, los dos jóvenes fueron filmados sin su consentimiento. 

"Lo que les contaron y lo que ocurrió fueron dos cosas distintas", dijo Tony Marinozzi, que es gerente comercial de ambos actores. "Confiaban en Franco. A los 16 años, como actores, le tomaron la palabra de que no violaría esa confianza que tenían. Franco era su amigo y, francamente, a los 16 años, ¿qué pueden hacer? No hay opciones", agregó. 

Si bien hoy en día la posición de las víctimas ya es un hecho, algunas declaraciones de la actriz Olivia Hussey de hace un par de años denotan que le llevó trabajo darse cuenta de que fue expuesta a la distribución de sus imágenes sin su consentimiento. En una entrevista de 2018 con Variety, Hussey defendió la escena del desnudo. "Nadie de mi edad lo había hecho antes", dijo, y añadió que Zeffirelli la rodó con buen gusto. "Era necesario para la película", puntualizó.

Además, en otra entrevista de 2018 con Fox News, dijo que la escena era "tabú" en Estados Unidos, pero que la desnudez ya era común en las películas europeas de la época.

Actores de Romeo y Julieta demandan a Paramount: qué dicen desde la productora

A raíz de la escena en el dormitorio, una gran controversia se despertó en los espectadores, lo que llevó a ambos intérpretes a lidiar con depresión y no poder conseguir papeles importantes dentro de la industria cinematográfica. Si bien en su momento sus actuaciones fueron una revelación, aún así sus carreras se vieron acortadas por la famosa escena.

"Las imágenes de menores desnudos son ilegales y no deberían exhibirse", dijo el abogado de los actores, Solomon Gresen, en una entrevista. "Eran niños muy jóvenes e ingenuos en los años 60 que no entendían lo que estaba a punto de pasarles. De repente eran famosos a un nivel que nunca esperaron, y además fueron violados de una forma que no supieron cómo afrontar", remarcó.