Alan Moore es uno de los escritores más importantes de la historia de los cómics, autor de obras tan aclamadas por el público y la crítica como Watchmen, V de Vendetta y Batman: The Killing Joke. Sin embargo, también es conocido por sus polémicas declaraciones contra los cómics en general y los superhéroes en particular. 

Alejado de ese ambiente desde hace años, Moore se apartó de los cómics para dedicarse a la literatura, reapareciendo de vez en cuando para criticar a los superhéroes. Tras publicar una antología de relatos, volvió a alertar de lo nocivos que son los superhéroes para la cultura actual.

Moore es uno de los guionistas de cómics más importantes

“En 2011 dije que creía que el hecho de que millones de adultos hicieran cola para ver películas de Batman tenía serias y preocupantes implicaciones para el futuro. Porque ese tipo de infantilización, ese impulso hacia tiempos y realidades más simples, puede ser muy a menudo un precursor del fascismo”, disparó el escritor de 68 años.

El británico relató cómo, tras la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, comenzó a observar paralelismos entre su éxito y el auge de las películas de superhéroes en la taquilla.

“Cientos de miles de adultos haciendo cola para ver personajes y situaciones creadas hace medio siglo con el objetivo de entretener a varones de 12 años”, se lamentó en una entrevista con The Guardian.

Para Moore, el cine de superhéroes promueve una versión simplista e infantil del mundo 

Moore desestimó la posibilidad de que los superhéroes apunten a un público mayor: “En realidad nunca creí que los superhéroes fueran un producto para adultos. Se trata de un malentendido ocurrido en los años 80 del que tengo una parte considerable de culpa, aunque no fue intencionado", explicó Moore. 

En este sentido, recordó que "cuando aparecieron cosas como Watchmen, hubo un montón de titulares diciendo ‘los cómics han madurado’”. Sin embargo, Moore no cree que haya sido así: “Tiendo a pensar que no, los cómics no maduraron, solo hay algunos títulos para adultos”.

Por último, dijo que ya no confía en la industria del cómic y renegó de ella en varias ocasiones. "Siempre voy a amar y disfrutar de los cómics, pero la industria y todo lo relacionado se volvió insoportable", concluyó.