La televisión ha muerto. O, si no murió, está agonizando y, al mismo tiempo, mutando en otra cosa. Esa es la conclusión que puede sacarse del estudio Demographic Divide (o "grieta demográfica") que Variety viene publicando desde hace algunas semanas. La conclusión más evidente es que solo ven "mucha" TV tal como la conocíamos (aire y cable) los mayores de sesenta años, donde la penetración de la TV es notable. Ante la pregunta "qué vio o utilizó más de 30 minutos esta semana", la televisón (aire y cable combinados) alcanzó un rango de 7/40 en los más jóvenes y de 20/40 entre los más adultos.

El estudio tiene cuatro categorías de usuarios: 15 a 29 años; 30 a 44 años; 45 a 59 años y de sesenta en adelante. Algo similar pasa con el consumo de noticias: 17% de los jóvenes ven noticieros todos los días contra el 64% de los mayores. La conclusión es bastante obvia: el público televisivo -y periodístico, al menos en el audiovisual- decrece. Los que fallezcan no van a ser reemplazados y las empresas deberán encontrar nuevos modos de distribuir contenidos si quieren sobrevivir a una tendencia que es inexorable.

No es sorpresa que lo que más usan los jóvenes sea videogames y redes sociales. Pero sí que crecen en todos los segmentos los AVOD y FAST. Los primeros son las plataformas de streaming sostenidas por publicidad ( YouTube gratis, PlutoTV, etcétera); los segundos, lo mismo pero con contenido en vivo, un canal de TV o cable tradicional en Internet. Es la mutación más sencilla del medio para poder alcanzar la era digital. Pero además, ambos tipos de plataformas -que no tienen costo para el usuario- pueden combinarse con la actividad en las redes sociales, lo que los vuelve más atractivos y un sector que recupera al público de la televisión.

Con la radio sucede lo mismo que con la televisión tradicional: solo el 25% de los usuarios jóvenes gustan de escucharla contra el 53% de los más grandes. Y con las plataformas de streaming pasa lo inverso (o, curiosamente, casi): el 43% de los jóvenes lo encuentra "mejor" que la radio contra el 26% en la otra punta del espectro. Sin embargo, la franja etaria que más cree eso es la que va de los 30 a los 45 años (47%). Una conclusión posible, si se compara con el uso de redes sociales, es que los más jóvenes requieren proactividad (es decir, "hacer" con las plataformas: elegir qué ver u oír y cuándo) y los más adultos están acostumbrados a la recepción pasiva. Eso se combina con el uso mucho más intenso de redes en los escalones más jóvenes del estudio (y de los videojuegos, que es pura interactividad) contra lo que sucede en los deciles mayores. La tendencia va a seguir siendo esta y la TV está condenada a cambiar o disolverse en otro tipo de plataformas.

Más notas de

Leonardo Desposito

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Cine "basado en hechos reales" y magistral en Qubit.TV

El ejército de las sombras, obra maestra sobre la Resistencia francesa

Cuatro joyas inéditas para descubrir en Star+

Patinando a la gloria, gran comedia nunca estrenada en la Argentina

Los usuarios de YouTube toman el poder en Hollywood

El MCU lidera en contenido generado por usuario

Obras maestras de todo género para ver en continuado en Mubi

Príncipe de las Tinieblas, obra maestra de John Carpenter

Películas gloriosas que fueron fracasos de taquilla en HBO Max

Blade Runner, una película muy influyente que fracasó en los cines

37° Festival de Mar del Plata: una guía para el disfrute cinéfilo

Mar del Plata también incluye a Arnold

Cuatro joyas de Tim Burton para recorrer en HBO Max

Cuatro joyas de Tim Burton para recorrer en HBO Max

Filmes de festivales sin pasar por los cines en Mubi

Pleasure, una obra maestra sobre el cine erótico

Lo mejor de Star Wars para disfrutar en Disney+

Episodio VII, la mejor Star Wars de todas