Shakira rechazó un acuerdo que le había ofrecido la Fiscalía de Barcelona para poder evitar el juicio que la acusaba de fraude de 14,5 millones de euros al Ministerio de Hacienda. En consecuencia, la artista ahora deberá enfrentarse a la Justicia. 

En ese sentido, los representantes legales de la cantante colombiana llevaban semanas intentando negociar con el Estado para que pudiera desligarse de tener que declararse culpable, pagar una multa y aceptar una condena a prisión en suspenso.

Pero las negociaciones parecen no haber salido bien, ya que desde el diario El País afirman que los términos finales fueron inaceptables para Shakira, lo que ahora la lleva a protagonizar el juicio, algo que ya se venía anticipando hace un par de meses atrás, cuando se dio a conocer la noticia. 

“La cantante confía plenamente en su inocencia y no acepta una conformidad”, señalaron en un comunicado, en donde también calificaron a la Fiscalía de “intransigente” y agregaron que “jamás se había encontrado una persecución con tal falta de razonabilidad y tan encarnizada por parte del fisco”. 

Por qué se la acusa a Shakira de fraude 

La Justicia asegura que la compositora no declaró los 14,5 millones de euros a Hacienda entre el 2012 y 2014, simulando no vivir en España y ocultando su renta en paraísos fiscales. En su defensa, los abogados defensores de la involucrada constatan que Shakira posee un certificado de residencia permanente, y que hasta el 2015 no cumplía con los 183 días mínimos viviendo en el país europeo para tributar. 

Además, la cantante colombiana sostiene que no tiene deudas, ya que pagó 17,2 millones que debía al Estado más intereses, y afirmó que confío en el equipo de asesores que la ayudaron sobre cómo pagar impuestos