"¡Wilson! ¡Wilson! ¡Wilsoon!". Los gritos de Tom Hanks en la célebre Náufrago casi que se pueden escuchar al recordar la escena en que debe despedir a la pelota de vóley. Wilson, con una cara formada a partir de la sangre del hombre a la deriva, se convirtió en un amigo indispensable para el protagonista durante los años que pasó solo en una isla desierta. Ahora, esos mismos gritos se habrán escuchado en alguna casa. Pero, esta vez, fueron de bienvenida. 

La pelota que una vez fue compañera de Tom Hanks se subastó por 85.239 dólares en Propstore. Según la casa de subastas, Wilson estaba “intencionalmente envejecido con una 'cara' de color marrón oscuro y rojo”. Cualquier signo adicional de desgaste es el resultado de la producción, aclararon. 

Aunque en la película Wilson era único e inigualable, a tal punto que el náufrago Chuck Noland lloró al verla flotar a la deriva por el océano, en la realidad eso fue un tanto diferente. Según declaró a Bloomberg el director ejecutivo de Propstore, Stephen Lane, podría haber "entre 10 y 12 Wilson diferentes". ¿Por qué? Tanto el accesorio tuvo que pasar por varias transformaciones a lo largo de la película y el "personaje" fue recreado por más de una pelota.

La pelota que fue subastada por 85.000 dólares

Es más: este Wilson no fue el único vendido. El año pasado, una versión de Wilson con tallos de tabaco para el cabello se vendió por 308.000 dólares en una subasta de Propstore el año pasado. En esa ocasión, se describió a la pelota como "muy desgastada, con pintura aplicada para crear una apariencia desgastada y sucia", y alertaron que había pasado mucho tiempo en el agua durante la filmación de la película.

Las películas y las subastas, una relación cada vez más cercana

Propstore no solo tenía a Wilson, sino que cuenta con más de 1.500 lotes de recuerdos de películas, televisión y música que seguirá subastando hasta el 6 de noviembre.

Otras ventas notables del primer día incluyeron:

  • el Batarang de Robert Pattinson de The Batman, vendida por 50.313 dólares
  • una Biblia emparejada en pantalla de The Shawshank Redemption que se vendió por 445. 625 dólares
  • la espada de Gandalf, Glamdring, de El señor de los anillos: El retorno del rey, subastada por 301.875 dólares

Los objetos usados en películas y series tienen cada vez más popularidad en sitios de subastas. Porsche, por ejemplo, creó un auto que imita a un personaje de la película Cars y ahora lo subasta. Otro sitio aceptaba criptomonedas por los monstruosos autos usados en Mad Max, y hasta se subastó una versión no realizada de la película Dune.

Sin embargo, la realidad a veces supera la ficción. Y eso sucedió con Jeffrey Dahmer, el asesino serial que tuvo una fama inesperada tras las series que hizo Netflix sobre su vida. La obsesión fue tal que hasta un sitio subasta sus cenizas, fotos, recuerdos y objetos que usó el infame asesino durante su estadía en prisión.