Desde su separación con Gerard Piqué hasta el lunes pasado, la cantante colombiana Shakira se refirió a su ruptura con cuatro canciones y algunas acciones sugestivas en redes sociales. Sus palabras eran acompañadas de ritmos y bailes, y sus acciones de comentarios y análisis. Pero nunca había hablado a corazón abierto como lo hizo en una entrevista este lunes. Allí, celebró que logró sentirse "suficiente", algo que jamás pensó que podía pasar. Acompañada nada más que del silencio, la estrella pudo referirse al "peor año de su vida" y contar sus perspectivas a futuro.

Fue su primera entrevista tras la salida de la Session 53 que hizo con el DJ argentino Bizarrap, en la que acusó a Piqué de cambiar un Rolex por un Casio o, lo que es igual, un Ferrari por un Twingo, generando una oleada de memes y hasta impulsos comerciales para las distintas marcas mencionadas.  "Entré al estudio de una forma y salí de otra. Estaría en un lugar muy distinto si no hubiera tenido esa canción", mencionó en diálogo con El punto, el informativo estelar de Televisa.

Sobre esa canción Shakira se mostró agradecida con Bizarrap por permitirle una "oportunidad de desahogo" y una "catarsis". Además, contó que fue su hijo quien le pidió que grabara con "el dios argentino" y dio inicio a la colaboración que la puso en boca de todos. "Dicen que lo contrario de la depresión es la expresión", subrayó.

Los hits del desamor: desahogo y facturación

Antes y después de la Session 53, Shakira hizo otros tres temas en referencia a su pelea con Piqué. Primero llegó "Te felicito" en abril de 2022, cuando todo eran rumores. Junto a Rauw Alejandro, Shakira canta con tristeza: "Me tratas como una más de tus antojos / Tu herida no me abrió la piel, pero sí los ojos / Los tengo rojos de tanto llorar por ti".

En junio de ese año, Piqué y la artista confirmaron su separación tras 12 años. Cuatro meses después llegó "Monotonía", con Ozuna, donde Shakira acusa a la monotonía de generar "narcisismo" en un Piqué que se olvidaba de ella y, en cambio, buscaba protagonismo.

Finalmente, en febrero de este año salió "TQG" (Te Quedé Grande) junto a Karol G, donde repite el concepto de la Session 53 ("A ti te quedé grande y por eso estás con una igualita que tú") y se despacha de su expareja al son de la cantante conocida como "La reina del despecho" por su separación con el cantante puertorriqueño Anuel AA.

“A través de mis canciones siempre he sentido que puedo —y que tengo el deber también de— usar mi voz y prestársela a aquellos que no pueden hablar. Las mujeres estamos en un momento clave para la sociedad. Estamos en un punto en el que el apoyo que podamos recibir unas de las otras es importantísimo”, aseguró Shakira. 

La colombiana declaró que a veces siente que vivió “más de una vida”. “La vida me ha colocado en diferentes esquinas. Esa es la vida y el dolor no es más que una emoción”, expresó. Ahora, en cambio, está “de subida”: “No sabía que podía ser fuerte, siempre creía que era más bien frágil. Y tengo un poco de todo”.

Pese a todo, el desahogo también es rentable. "Las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan", advirtió Shakira y lo cumplió a la perfección. Gracias a sus hits del desamor, la artista cobró más de 15 millones de dólares gracias a ventas y reproducciones en sitios como Spotify, Amazon, Apple y YouTube. 

Un sueño trunco y un nuevo horizonte

"Yo también compraba esa historia de que una mujer necesita un hombre para completarse, una familia… Yo también tuve ese sueño. No todos los sueños se cumplen, pero la vida encuentra una forma de compensarte. Ahora me siento completa porque siento que dependo de mí misma y además tengo dos niños que dependen de mí, así que tengo que estar más fuerte que una leona", afirmó Shakira en un pasaje de la entrevista.

Según recordó, quedó "en segundo plano" en 2014, cuando su hijo mayor empezó el colegio. “Sabía que tenía que asentarme, echar raíces en Barcelona y estar allí para él y para Gerard y luego también para Sasha”, contó a la revista Elle en septiembre pasado. Tras la separación, su intención es retomar su carrera musical en Estados Unidos tras “desarrollar músculos emocionales” en los últimos meses: "Ya estoy preparada para el próximo round", dijo a Televisa.

Atrás quedó ya el 2022, donde vivió “una de las horas más difíciles y oscuras” cuando su padre, de 94 años, se cayó y tuvo que internarse en terapia intensiva y someterse a una cirugía cerebral. Además, la cantante está pendiente de la resolución de un juicio por fraude fiscal a la Hacienda española. La Fiscalía solicita para ella una pena de ocho años por defraudar 14,5 millones de euros entre 2012 y 2014, mientras que la cantante argumenta que no vivió en España de forma estable hasta 2015 y que, por eso, no debía pagar ahí sus impuestos.

“Celebro que esté pasándole a una colombiana, a una mujer latinoamericana, y que me esté pasando en español. Es cuando digo que vale la pena y que tengo una función en la sociedad, un lugar, un rol, aseguró. 

En septiembre, lanzará su próximo disco, el primero en cinco años, con colaboraciones y canciones en inglés y en español de diferentes géneros. Eso sí: antes que nada, citó a Madeleine Albright, la primera mujer secretaria de Estado en Estados Unidos: “Hay un lugar reservado en el infierno para aquellas mujeres que no apoyan a otras”. "Estoy completamente de acuerdo", avisó.