Convengamos en que, por muy "querida" que sea (y el amor no se discute), Mary Poppins es bastante anacrónica y, hoy, un poco aburrida. Dicho esto, una continuación podría haber sido buenísima (vean, por ejemplo, ambas Nanny McPhee, que juegan con el personaje y hacen otra cosa). Pero la tarea le fue encargada a Rob Marshall, un productor de teatro y TV que carece de toda imaginación para encuadrar, todo ritmo para narrar, y que cree que basta con que los artistas hagan lo suyo frente a una cámara discapacitada para que lograr conmover al espectador. Cuando no, usar un montaje artificioso e irrelevante. Sí, sí, Emily Blunt es encantadora. Si quiere verla, ahí están Looper y Al filo del mañana. De nada.

Título original: Mary Poppins Returns, EE.UU., 2018. Duración: 129’. Dirección: Rob Marshall. Intérpretes: Emily Blunt, LinManuel Miranda, Dick Van Dyke, Emily Mortimer, Ben Wishaw. Calificación: Apta para todo público.