La computadora humana, la caja negra de los pensamientos, la parte del cuerpo más misteriosa. El 22 de julio se estableció como el Día del Cerebro, una fecha fijada por la Federación Mundial de Neurología (WFN por sus siglas en inglés) para crear conciencia sobre su potencial, riesgos y enfermedades. Hábitos saludables, desafíos mentales o incluso entrenamiento cognitivo son algunas de las claves que se pueden poner en práctica con el fin de cuidar nuestra materia gris. 

La hiperexigente vida contemporánea, la pandemia y su nueva dimensión de actividad virtual, el estrés y la rutina son factores que impactan en la salud de este órgano. A esto se suman las cifras en alza de cuadros de depresión y ansiedad generados tras la irrupción del Covid. Según los especialistas, las consultas sobre fatiga mental, problemas de concentración o dificultades para realizar o priorizar tareas son numerosas. 

"Hay programas de entrenamiento ejecutivo, para trabajar las funciones ejecutivas y atencionales a fin de mejorar la performance en el trabajo, por ejemplo. Mucha gente joven, entre 18 y 45 años, consulta", señala Teresa Torralva, psicologa y presidente de Fundación INECO. Explica algunos de los motivos por los que se acercan: "A veces llegan porque encontraron en redes información sobre el Trastorno por Déficit de Atención (TDA) y se sienten identificados: procastinan, les cuesta lograr objetivos, gastan más energía para lograr lo mismo que otras personas, no tienen mucha organización. Antes el TDA no se asociaba tanto con la adultez. Otras personas quizás presentan condiciones que tienen que ver con el ánimo, la ansiedad, o cuadros depresivos que también impactan en las funciones ejecutivas. Impresionante la cantidad de gente que consulta. Eso se exacerbó por la pandemia y hay que ocuparse: no hay salud, sin salud mental". En ese sentido, la especialista comparte un dato preocupante: el Estudio Argentino de Epidemiología en Salud Mental publicado en la revista científica Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology reveló que uno de cada tres argentinos mayores de 18 a presentó algún trastorno de salud mental siendo los mas prevalentes la depresión, la ansiedad y el consumo de sustancias

Por su parte, el Dr. Javier Groppo, comenta que en la etapa post-pandemia, los motivos de consulta neurológicos más frecuentes son la cefalea, dolores musculares, alteraciones del sueño, fatiga y olvidos. Además, depresión, miedos y ansiedad. "Los cambios en las rutinas diarias, como el home office y el confinamiento en general, pueden generar todas estas preocupaciones, que frecuentemente vemos en el consultorio", dice.  Y agrega, "el estrés es considerado un factor muy importante de riesgo cardiovascular, que puede aumentar la incidencia de accidente cerebrovascular (ACV) y deterioro cognitivo. A su vez, incrementa la posibilidad de presentar depresión y ansiedad, así como también, empeorar enfermedades preexistentes, como la migraña y los trastornos del sueño".

El cerebro al gimnasio

 Hay varias formas de cuidar la salud de este órgano que es el encargado de la mayor parte de las funciones sensoriales, motoras, cognitivas y emocionales. Su bienestar impactará de manera positiva en nuestra calidad de vida, independencia, posición en el trabajo, familia, comunidad, sociedad y en la relación con nosotros mismos. 

Como base, Torralva plantea una receta sencilla: "Todo lo que hace bien para el cuerpo, le hace bien a tu cerebro". Y detalla los pilares. En primer lugar, la salud física: control del colesterol, presión, buena alimentación variada y equilibrada. "El ejercicio físico es fundamental, impacta directamente sobre la salud mental y cognitiva, mejora la atención, memoria, el ánimo y la forma en la que pensamos. No hay ninguna duda", agrega la especialista de INECO, entidad que con motivo de esta fecha lanzó recomendaciones en redes sociales bajo el hashtag #CuidaTuCerebro. Otro de los pilares es la salud emocional y advierte que es importante acceder a ayuda profesional si nuestro ánimo sostenidamente se mantiene bajo y eso afecta la vida cotidiana. Por otro lado, son importantes los vínculos sociales: "Tener vínculos sólidos, relaciones profundas y las que uno pueda recurrir. Para nuestro cerebro la mejor estimulación es otro cerebro", define.

Para trabajar lo cognitivo, Torralva propone encontrar desafíos mentales. "Cualquier actividad que sea un desafío para uno es un entrenamiento. Al ajedrecista ya no le sirve más jugar al ajedrez. El desafío es hacer algo novedoso. El peor enemigo de nuestro cerebro sería la rutina", explica. 

El neurólogo Javier Groppo brinda también algunas recomendaciones para prevenir y reducir el riesgo de padecer todo tipo de enfermedad cerebral:llevar adelante un cambio en el estilo de vida basado en un buen descanso y bajo nivel de estrés, practicar ejercicio físico de forma regular, evitar el uso nocivo del alcohol y el cigarrillo, controlar el peso corporal,  seguir una dieta equilibrada con bajo contenido de grasas saturadas y sal, mantener una hidratación adecuada y mantener activas las funciones mentales con talleres artísticos, idiomas, reuniones sociales y actividades intelectuales. "Como primer punto es necesario salir de la zona de confort para que el cerebro esté en constante trabajo, esto hará que se desarrollen nuevas conexiones lo que deriva en una mejora en las funciones cerebrales", explica.

En los casos en que se presentan patologías, el diagnóstico temprano es importante. "Los avances en la tecnología ayudan a facilitar la vida a los enfermos, ya que aceleran la detección de cualquier tipo de enfermedad y encontrar curas más rápidas. Los equipos para realizar ecografías de los vasos cerebrales llamados Doppler Transcraneales que se utilizan en todos los centros médicos, son cada vez más completos", afirma Tomas Piqueras, CEO de CSH.

Falta de concentración

El agotamiento y los problemas para poner de lleno la mente en las tareas son queja frecuente hoy en día. "Todos tenemos mayor fatiga mental después de la pandemia. Viene con dificultades de concentración. Uno de los consejos que daría es que la multitarea que hacemos para ganar tiempo no funciona. Va en detrimento de la atención para cada tarea. Lo mejor es empezar y terminar una tarea. Tratar de cerrar ventanas en la computadora sería ideal", puntualiza la presidente de la Fundación INECO.

Frente al estrés, recomienda compensar con actividades que nos generan bienestar y son amortiguadores, tener un propósito que exceda lo laboral (puede ser la fe y espiritualidad) y fomentar los sentimientos positivos como el optimismo y la gratitud.

Para mejorar la concentración, el Dr. Gropp recomienda también efectuar ejercicios de relajación, como meditación y técnicas de respiración, además de lectura.  

El cerebro es un órgano complejo y fascinante al cual hay que cuidar durante toda nuestra vida.