Las ganas de viajar de los argentinos no perdieron fuerza con la pandemia. En 2022 regresó con ímpetu el movimiento turístico. Aeropuertos colmados de pasajeros, destinos nacionales que fueron boom y un plan PreViaje que superó las expectativas una y otra vez. Para reciente la temporada baja, el programa tiene un impacto superior a los $ 35.000 millones y participaron un millón de turistas de la tercera edición. Es un sector que revitaliza la actividad económica. Se espera que el entusiasmo por salir a las rutas no se detenga el año próximo. Pero probablemente la manera de viajar cambie y ya despuntan nuevas preferencias. 

"El 2022 fue un año de retomar el turismo, a partir de la segunda mitad. El 2023 va a estar caracterizado por nuevas maneras de viajar. Vamos a ver contradicciones. Va a ser un año de paradojas. Por ejemplo, la gente quiere desconectarse pero tener el celular para cuando lo necesite. Quieren viajar de una manera simple pero que tenga algo de lujo. Les fascina el metaverso pero saben que no reemplaza la experiencia real de estar en un destino. Quieren relajarse pero buscan adrenalina", señaló Luiz Cegato, gerente de Comunicación de Booking.com para América Latina, durante la presentación a la prensa de la investigación detallada que realiza la plataforma digital de viajes cada año para predecir las decisiones de la comunidad viajera. En muchas de ellas resuenan los ecos de la pospandemia. 

A pesar de cierta inestabilidad que se siente a nivel mundial, el 82% de los argentinos afirma que siempre vale la pena viajar. El 2023 será un año de reinvención. A continuación las siete tendencias detectacas por Booking.com:

1. Un paraíso con lo básico:  Cabañas camufladas, fogones para cocinar y brújulas para encontrar el camino: el 2023 va haber una vuelta a lo esencial. El caos de los últimos años, con desastres naturales, agitación política y una pandemia, provocó que muchas personas perdieran la confianza en el mundo y cuestionen las comodidades frívolas de la vida moderna. La mitad de la comunidad viajera Argentina quiere que sus experiencias de viaje sean más modestas. Buscan unas vacaciones que les permitan escaparse de la realidad (52%), desconectarse y vivir solo con lo básico (50%).  Es muy probable que veamos más alojamientos sustentables y sencillos.  Sin embargo, no significa necesariamente austeridad. Existe una percepción común de que esto significa renunciar a los lujos (44%) pero muchas personas quieren combinar ambas cosas. El 49% dice que solo consideraría hacer un viaje "para desconectarse de todo" si el alojamiento ofrece una estadía confortable y el 41% dice que la conexión a Internet es innegociable.

2. Viajeros y viajeras virtuales: El 43% dice que el año que viene va a recurrir a la realidad virtual para inspirarse a la hora de elegir un destino. El Metaverso va a surgir con fuerza. Más allá del 2023, se van a ofrecer sensaciones 3D realistas, como la de tocar granos de arena. "Las empresas de tecnología van a invertir más en eso y va a ayudar mucho a la planificación de los viajes o incluso a la gente que por presupuesto no puede viajar", explica el ejecutivo. De todas formas, el 64% cree que las experiencias virtuales no reemplazan la experiencia de conocer el destino en la vida real. 

3. Disfrutar fuera de la zona de confort: El 56% en Argentina quiere experimentar un choque cultural total, ya sea viajando a algún lugar con experiencias culturales e idiomas completamente diferentes (58%) o recorriendo ciudades menos conocidas (36%). Casi tres cuartas partes (74%) de la comunidad viajera quiere hacer un viaje que sea "fuera de la zona de confort" y que ponga a prueba sus límites. El 60% busca deleitarse con los manjares más exóticos del mundo, como el chile más picante. Por ejemplo, el 26% de las personas quieren comprar un pasaje solo de ida y dejarse guiar por su instinto. 

4. Recordando los buenos tiempos: "La gente va a querer volver a ir a sitios que les recuerdan su infancia, o conocer un destino que vieron en una telenovela o una película hace años, o el lugar donde nacieron sus abuelos", explica Cegato en Bariloche, ciudad elegida para la presentación precisamente porque trae a la mente los viajes de egresados. Las escapadas nostálgicas (88%), que ofrecen la emoción de revivir días de gloria, encabezan la lista de deseos de los argentinos en 2023. Hay un deseo, incluso entre los milenials y la Generación Z, de sumergirse en el romanticismo de una era predigital. Un cuarto (25%) de la comunidad viajera local busca experiencias que evoquen (falsas) memorias del pasado, como visitar lugares de interés o atracciones que aparecen en películas retro emblemáticas, o viajar en micro para revivir el espíritu de grupo de los viajes escolares. Se busca cada vez más la adrenalina de los parques temáticos (61%). 

5. Viajes en busca de paz y placer:  La comunidad está interesada más que nunca en viajes dedicados a la meditación y el mindfulness (41%), mientras que el 36% aspira a encontrar la paz en un retiro silencioso. Por su parte, el 39% tiene ganas de hacer una pausa para centrarse en su salud mental, en su transformación personal o en la superación de momentos personales importantes.

6. De la rutina diaria a una gran escapada corporativa: "El nomadismo digital va a seguir pero esa mezcla que había en la pandemia entre viajes y trabajo ya no va a estar en 2023", describe Cegato. El 65% de los argentinos desean mantenerse totalmente alejados del trabajo en sus viajes. Además, el 46% de las personas no están interesadas en trabajar en otro lugar, pero sí considerarían la posibilidad de irse de viaje con su empresa. El 35% espera que su empleador planee un viaje de trabajo para unir a las personas. Además, el 47% quisiera que su empleador invierta el dinero ahorrado por el cambio a modelos de trabajo remotos o híbridos en viajes corporativos o retiros.  Por eso, va a haber un aumento de los viajes corporativos, contrariamente a lo que se creía con la pandemia. 

7. Ahorrar para derrochar:  "Esta es una tendencia no sólo de Argentina, es global", afirma el especialista. El 48% de los argentinos dice que invertir en vacaciones sigue siendo una de sus prioridades y el 70% continúan pensando en viajes mientras consideran cuál sería la mejor forma de invertir su dinero. Las personas van a elegir sus itinerarios con cuidado, prestando más atención a sus presupuestos y aprovechando las ofertas, consejos y épocas alternativas de viaje (65%). También van a priorizar la relación calidad-precio con descuentos y programas de fidelización (66%). Un 44% intentar ahorrar eligiendo destinos fuera de temporada o haciendo una ruta más larga. Además, la mayoría (67%) va a planear sus viajes con más anticipación para  aprovechar mejores ofertas. Muchas personas también están sorprendentemente preparadas para aumentar sus gastos, e incluso derrochar, en las partes del viaje que más les importan. La mitad (50%) de los argentinos admite que planea ser más indulgente con sus hábitos de gasto durante las vacaciones para compensar los pocos viajes hechos durante los últimos años.