La Justicia de Arizona, en el suroeste de Estados Unidos, restableció este viernes una prohibición casi total del aborto que data de 1864 y amenaza con consecuencias penales la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en ese estado, salvo en caso de peligro para la madre.

La jueza del Tribunal Superior de Pima, Kellie Johnson, dictaminó retirar la suspensión de esta norma, que es incluso previa a la creación del estado. Había sido desestimada en 1973 tras el histórico fallo de Roe-Wade de la Corte Suprema que legalizó el aborto en el país.

Joe Biden prometió seguir trabajando para que el aborto pueda seguir siendo una salida posible en Estados Unidos.

Pero en junio se anuló esta sentencia por el alto tribunal y volvió a dejar en manos de cada estado la legislación sobre este derecho. Con el aval de esa resolución, el fiscal general de Arizona, el republicano Mark Brnovich, solicitó el restablecimiento de la vieja normativa.

"Aplaudimos al tribunal por defender la voluntad del legislador y dar claridad y uniformidad a esta cuestión tan importante", dijo Brnovich tras conocer el fallo, según consignó la agencia de noticias Europa Press.

En consecuencia, los prestadores de IVE locales deben cesar las prácticas abortivas con medios químicos, farmacológicos o quirúrgicos bajo amenaza de penas de entre dos y cinco años de prisión, informó la radio pública estadounidense NPR.

El presidente Joe Biden advirtió por los riesgos de este tipo de resoluciones

La reacción de Joe Biden

La decisión fue condenada por la Casa Blanca como "catastrófica, peligrosa e inaceptable" y advirtió que "sitúa a las mujeres de Arizona hace más de un siglo, cuando Arizona ni siquiera era un estado".

"Las víctimas de violación e incesto se verán obligadas a gestar al niño de los agresores", subrayó el Ejecutivo del demócrata Joe Biden, que prometió que seguirá trabajando para que se apruebe una ley del derecho al aborto a nivel federal.

En ese sentido, a principios de agosto el Presidente firmó un decreto relacionado al tema y alertó: "La salud y la vida de las mujeres está en juego. No creo que la corte tenga ninguna idea al respecto o el Partido Republicano al respecto… cómo van a responder las mujeres. No tienen ni idea sobre el poder de las mujeres estadounidenses".

Aborto en Estados Unidos: ¿y ahora qué?

Desde la derogación de la sentencia que garantizaba a la IVE como un derecho constitucional, doce estados con gobiernos republicanos han impuesto normativas restrictivas sobre el aborto.

En el propio Arizona entrará en vigencia mañana una nueva ley que prohíbe los abortos a partir de las 15 semanas de embarazo, que había sido aprobada a principios de año.

Aún se desconoce qué ley tendrá prioridad en el estado, ya que si bien el gobernador de Arizona, Doug Ducey, dijo que sería la prohibición de 15 semanas, el fiscal general señaló que debería ser la prohibición anterior.

Pese a los reveses de los últimos meses, esta semana una corte de Indiana (noreste) bloqueó temporalmente una prohibición casi total del aborto en ese estado, que había entrado en vigor el pasado 15 de septiembre y amenazaba a los proveedores con sanciones penales.