Economistas esperan que el Banco de Inglaterra impulse esta semana el mayor aumento de tasas de interés en 27 años y revele su estrategia para deshacer parte de los 895.000 millones de libras esterlinas (1,1 billones de dólares) de estímulo que entregó durante la última década.

Economía de Inglaterra 

Las medidas económicas acelerarían un endurecimiento histórico de la política monetaria para sofocar el peor brote de inflación en 40 años. Por su parte, el gobernador Andrew Bailey y sus colegas advirtieron que los precios podrían subir un 11 % este año, muy por encima del objetivo del 2 %.

El banco central del Reino Unido también está preocupado por quedarse atrás de sus pares, especialmente la Reserva Federal de EE. UU., que en el último tiempo elevó las tasas a un total de 1,5 puntos.

Para el Banco, las subidas de tipos también apuntalarán el valor de la libra, que este año cayó un 10% frente al dólar. El economista senior de HSBC Bank Plc en LondresLiz Martins, dijo que "el panorama de la inflación ha empeorado materialmente, y el mensaje del gobernador (50 puntos básicos está sobre la mesa) nos sugiere que están listos para ser contundentes”.

Crisis financiera del 2009 

Los inversores se anticipan y mencionaron que puede existir una probabilidad de un aumento del 70% de medio punto en la tasa de referencia del BOE al 1,75 %, la más alta desde la crisis financiera mundial de 2009.

Si bien la mayoría de los economistas también ven un movimiento de esa escala esta semana, algunos incluyen a Morgan Stanley y NatWest. Los mercados dicen que es más probable un cuarto de punto, citando los crecientes riesgos de recesión.

Las cifras publicadas por el banco central el viernes mostraron que la tasa de interés efectiva de las nuevas hipotecas subió a 2,15% en junio, el nivel más alto desde finales de 2016. La tasa ha subido 65 puntos básicos desde noviembre.

Inflación en Inglaterra 

El Banco estimó que la inflación del IPC supere el 9% durante los próximos meses, y aumente ligeramente por encima del 11% en octubre.

La entidad explicó que esto se debe en parte al aumento adicional en el tope del precio de la energía de Ofgem, el regulador energético independiente de Gran Bretaña, programado para este invierno.

Economía de Inglaterra

Según su análisis, el crecimiento global ponderado por el Reino Unido en el segundo trimestre de 2022 parece estar en línea con las expectativas, y sostuvo que las presiones inflacionarias mundiales se han mantenido elevadas y los precios del petróleo han aumentado aún más.

También rebajó drásticamente su pronóstico de crecimiento para el segundo trimestre del año, recortando su estimación de un aumento del 0,1% en el PIB durante los tres meses hasta fines de junio a una caída del 0,3%, una caída más débil de lo anticipado en el momento del Informe de mayo.

Advirtió además que la confianza del consumidor volvió a caer, aunque otros indicadores del gasto de los hogares parecen haberse mantenido, mientras que algunos indicadores de confianza empresarial también se debilitaron.

Para el economista líder de la Confederación de la Industria británica (CBI), Alpesh Paleja, dado que la inflación es alta y las presiones de los precios siguen siendo agudas, el Banco de Inglaterra volvió a subir las tasas de interés para anclar la inflación, pero con una perspectiva más débil.

Por otro lado, un análisis del Instituto de Distribución de Alimentos (IGD) estimó este jueves que el aumento en el precio de los alimentos en el Reino Unido podría alcanzar el 15% este verano, el nivel más alto en más de 20 años, y en línea con el Banco, estimó que la inflación se prolongará hasta mediados del próximo año.

Espera que la carne, los cereales, los productos lácteos, las frutas y las verduras sean los más afectados, ya que la guerra en Ucrania se combina con los cierres de producción en China y las prohibiciones de exportación de productos alimenticios clave como el aceite de palma de Indonesia y el trigo de India.