Los mayores bancos comerciales de China se comprometieron a conceder un salvataje de al menos 130.000 millones de dólares en créditos frescos a promotores inmobiliarios, reforzando las recientes medidas regulatorias para aliviar la aguda escasez de efectivo en el sector.

Tres bancos estatales ofrecieron líneas de crédito a los promotores por valor de 99.000 millones de dólares, un día después de que otros tres se comprometieran a aportar 31.000 millones de dólares, en respuesta a la petición de apoyo del gobierno chino, informa la agencia Reuters.

En las últimas semanas, las autoridades han intensificado las medidas de apoyo a los promotores, después de que muchos incumplieron sus obligaciones de deuda y se vieron obligados a paralizar la construcción.

Subas

Las perspectivas económicas también se están deteriorando debido a la reanudación de los confinamientos por el COVID-19 y otras restricciones en ciudades de todo el país. China informó hoy de un nivel récord de contagios de coronavirus.

La inyección masiva y coordinada de liquidez en el sector inmobiliario impulsó las acciones de los principales promotores.

Country Garden, el primer promotor de China por ventas, cerró con una suba de más del 20% después de que los medios de comunicación estatales informaron que había recibido una línea de crédito del Banco Postal de Ahorros de China por valor de al menos 50.000 millones de yuanes (7.000 millones de dólares).

El índice inmobiliario Hang Seng Mainland Property Index ganó un 6,8 por ciento.

Prioridades

El regulador bancario de China también informó que los bancos emitieron 2,64 billones de yuanes en préstamos a promotores y 4,84 billones de yuanes en préstamos hipotecarios de enero a octubre.

La prioridad de la política se ha centrado en apoyar a los promotores más grandes y mejores, ya que sigue siendo un reto para ellos recaudar suficiente dinero en efectivo a través de las ventas, los bonos y la financiación de capital, dijo Gary Ng, economista senior de Natixis Corporate and Investment Bank.

"Pero me preocupan un poco los más pequeños, y es posible que sigan sin poder pagar las deudas debido a los retos de la venta de viviendas o la financiación por sí mismos", dijo.