Ciudadanos británicos quemaron sus facturas de electricidad y servicios públicos, en medio de las protestas llevadas adelante en varias ciudades del Reino Unido este fin de semana, por el empeoramiento de los estándares de vida y los altos precios de la energía.

"No puedo pagar, no pagaré, no pago", fue una de las consignas que corearon los participantes de las manifestaciones que se extendieron a nivel nacional, con eje en las ciudades de Londres, Plymouth, Aberdeen, Birmingham, Brighton y Bradford, informa RTenespañol.

El movimiento Don't Pay UK, que organizó varias de las movilizaciones, instó a los británicos a dejar de pagar sus facturas. Así, unos 200.000 hogares prometieron dejar de pagar la cuenta hasta que el Gobierno emprenda acciones para proteger a las familias más vulnerables, informa The Guardian.

Crisis

Actualmente,  Europa enfrenta una crisis energética que se agravó tras la implementación de sanciones contra Moscú y que está provocando un importante daño a su economía. Si bien el Reino Unido no depende directamente de Rusia para abastecerse de combustible, sufre por el incremento de los precios de la energía y el aumento de los costos de vida.

La situación se agudiza con el nivel de inflación más alto registrado en el país desde febrero de 1982. En julio, el índice de precios al consumidor en el Reino Unido se disparó al 10,1%. Asimismo, esta semana, la libra esterlina alcanzó su mínimo histórico frente al dólar.