El paro de camioneros continúa hoy por séptimo día consecutivo en Chile, luego de que las negociaciones de ayer terminaran sin acuerdo entre el gremio y el Gobierno de Gabriel Boric.

“No hemos llegado a un buen acuerdo con el Gobierno”, declaró el presidente de la Confederación de Camioneros Fuerza del Norte, Cristian Sandoval, al finalizar la reunión de siete horas con el Ejecutivo.

El viernes los camioneros decidieron mantener la paralización tras la negativa del Gobierno de retirar las 31 querellas presentadas contra varios de sus dirigentes en distintas regiones del país por Ley de Seguridad del Estado. Sin embargo, en las últimas conversaciones este tema quedó en un segundo plano.

“El tema de las querellas se puede arreglar con el tiempo, por eso que hoy fuimos flexibles, nos acercamos al gobierno sin colocar de por medio las querellas”, añadió Sandoval, quien reiteró que la rebaja del precio del combustible es el punto clave a resolver.

Desabastecimiento

La movilización, que inició el lunes en reclamo por el alza de combustible y también por la inseguridad en las rutas, provocó que algunas ciudades ya resientan desabastecimiento de combustible y alimentos, según difundieron diversos medios locales.

El dirigente de los camioneros del Biobío, Freddy Martínez, declaró que el colectivo propone "un porcentaje acotado de rebaja durante cuatro meses" mientras se prepara "un mecanismo que pasa por un proyecto de ley que sea más eficiente en materia de la estabilización de los combustibles, para no tener que estar en este problema nuevamente”.

Ante la extensión de la paralización y las alertas de desabastecimiento de supermercados y productores agrícolas, el Gobierno activó un plan con 140 camiones que transportan productos e “insumos de primera necesidad” escoltados por la policía.

La Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex) advirtió el sábado que de seguir el paro, la industria “no tendría otra opción que detener la cosecha de frutas”.

Bloqueos

Ayer sábado, 48 puntos en distintas carreteras se encontraban bloqueados por los vehículos. Hasta ahora hay 16 personas detenidas en el contexto de las movilizaciones.

Los camioneros, un colectivo que tiene un enorme poder de influencia en Chile desde que en la época de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) se abandonara el transporte ferroviario, sostienen la segunda protesta en lo que va de año alegando falta de seguridad en las rutas. La primera fue en abril, un mes después de la llegada de Boric al poder.

Las movilizaciones de transporte en Chile tienen un impacto grande y directo en su economía, ya que no hay una alternativa al tránsito terrestre, lastrado por la falta de interés en el desarrollo de una amplia red ferroviaria durante la dictadura.