El Fondo Monetario Internacional ( FMI) cuestionó los recortes de impuestos incluidos en el minipresupuesto presentado por el gobierno de Reino Unido bajo la gestión de la nueva primera ministra, Liz Truss, por considerar que podría aumentar la desigualdad y elevar los precios. Por eso, instó al gobierno británico a reconsiderar los planes, para evitar un mayor impacto económico y que no contrarreste la política monetaria que viene llevando el Banco de Inglaterra para frenar la inflación.

De forma inusual, el organismo multilateral hizo una declaración pública para manifestar que el paquete fiscal presentado por el ministro de Finanzas inglés, Kwasi Kwarteng, apunta a impulsar el crecimiento, pero advirtió que los recortes podrían acelerar el ritmo de aumento de precios, un problema que el Banco Central de Reino Unido está tratando de reducir.

Según la entidad financiera internacional, la naturaleza de las medidas del país británico probablemente aumentarían la desigualdad: "Es importante que la política fiscal no funcione en contra de la política monetaria", dijo un portavoz del FMI.

"Además, la naturaleza de las medidas del Reino Unido probablemente aumentará la desigualdad. Es importante que la política fiscal no funcione en contra de la política monetaria", dijo un portavoz del FMI.

Según consignaron los medios británicos, el Fondo Monetario también consideró que la publicación del Gobierno de un plan fiscal el 23 de noviembre le dio la oportunidad de "reevaluar" las medidas fiscales, "especialmente aquellas que benefician a las personas de altos ingresos". Para el FMI, Kwarteng debía publicar su plan a mediano plazo en esa fecha, incluyendo garantizar que la deuda del Reino Unido caiga como parte de la producción económica a mediano plazo.

El proyecto económico del gobierno de Liz Truss prevé un recorte de 45.000 millones de libras (USD 48.000 millones), como parte del paquete fiscal más grande del país en 50 años. Según los expertos de la City de Londres, los recortes de impuestos diseñados para estimular el crecimiento económico podrían tener el efecto contrario: luego de la presentación del proyecto el viernes pasado, se registró una caída histórica de la moneda nacional.

Los mercados esperaban que las tasas de interés de referencia establecidas por el Banco aumentaran del 2,25% actual al 4% el próximo año, pero ahora se estima que la tasa bancaria alcance casi el 6% en mayo del próximo año.

Ante este panorama, el Fondo le sugirió a la cartera de Kwarteng que reevalúe las medidas fiscales para el 23 de noviembre, “especialmente aquellas que benefician a las personas de altos ingresos”.

Banqueros, comerciantes de bonos y economistas con los que habló la BBC, arrojaron dudas sobre la política del Gobierno de Liz Truss. Algunos de los prestamistas más grandes del país también suspendieron acuerdos hipotecarios en medio de la incertidumbre; sin embargo, el Gobierno defendió las medidas e insistió que impulsarán el crecimiento económico.

La deuda nacional inglesa

Reino Unido está entre los países con más deuda contraída del mundo. El déficit acumulado llegó a los 2,21 billones de libras a finales de julio del año pasado, lo que equivale al 98,8 % del Producto Bruto Interno (PBI) del país, la mayor tasa desde marzo de 1962, según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS en inglés).

En 2021 la deuda pública del país inglés alcanzó el 95,35% del PIB y registró una caída de 7,26 puntos respecto a 2020, cuando la deuda fue el 102,61% del PIB.