El jefe de gabinete de Jair Bolsonaro dio el primer paso para iniciar la transición de Gobierno, ofreciendo al equipo del presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva un lugar para empezar a trabajar, según informó el Partido de los Trabajadores.

Ciro Nogueira ofreció el edificio de un instituto cultural promovido por el estatal Banco do Brasil para que los dos equipos, del presidente saliente y entrante, se reunieran, según el representante de prensa del partido de Lula. Gleisi Hoffmann, la presidenta del Partido de los Trabajadores, anunciará quién liderará el equipo de transición del presidente electo. Ella le dijo a los periodistas que tuvo una conversación telefónica con Nogueira el lunes por la noche, de acuerdo con la agencia Bloomberg.

Los mercados locales se recuperaron con la noticia, y el real brasileño borró las pérdidas anteriores para avanzar un 0,8% cerca del mediodía hora local.

Bloqueos

Bolsonaro, quien se está reuniendo con miembros de las fuerzas armadas y aliados en Brasilia, aún no ha comentado públicamente el resultado de las elecciones, dos días después de perder la segunda vuelta. Los partidarios del presidente, incluidos los camioneros, han protestado por el resultado estableciendo más de 200 bloqueos de carreteras en todo el país.

Hasta anoche se habían registrado 342 protestas -con bloqueos parciales o totales- en los 26 estados del país, reportó la Policía Federal de Carreteras (PRF, por sus siglas en portugués).

Los estados con más bloqueos son Santa Catarina (48), Rio Grande do Sul (43) y Mato Grosso do Sul (42).

Las autoridades comenzaron a tomar acciones, luego de que las protestas de los transportistas interrumpieran el tránsito durante más de 12 horas en algunas zonas del país y que el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Alexandre de Moraes, ordenara a la policía que levante los bloqueos de las carreteras y demás vías públicas, señaló EuropaPress.

Sanciones

La instrucción de Moraes llegó en respuesta a una demanda presentada por la Confederación Nacional de Transportes (CNT), en la cual advirtió que la Constitución ciertamente reconoce el derecho a la protesta, pero advirtió que éste no puede ejercerse "de forma abusiva y amenazando la protección de los derechos y libertades de los demás".

De Moraes dejó en claro que si a partir de la medianoche de este martes los camioneros no cumplían sus instrucciones entonces serán multados con 100.000 reales por hora (19.305 dólares).

Pero el juez no solo tomó medidas contra los manifestantes, sino también contra la policía. Así tras asegurar que hubo "omisión e inercia" por parte de la PRF el presidente del TSE amenazó con imponerle también una multa de 100.000 reales al director del organismo, Silvinei Vasques, y con destituirlo en caso de que no cumpla su orden.