El empresario cerealero más importante de Ucrania, Oleksiy Vadaturskyi, murió junto a su esposa tras el bombardeo ruso en la localidad de Mikolaiv, en el sur del país. Las autoridades de la ciudad alertaron que fue el bombardeo más intenso en la ciudad desde el inicio de la guerra.

“Héroe de Ucrania, el director general de la compañía, Nibulon, Oleksiy Vadaturskyi y su esposa, Raisa Mijailivna Vadaturska, murieron trágicamente en la noche como resultado del bombardeo de la ciudad”, lamentó el jefe de la administración de la ciudad, Vitali Kim.

Oleksiy Vadaturskyi tenía una fortuna estimada en 450 millones de dólares

Desde 1991, Vadaturskyi ejercía el puesto de director general permanente del holding agrícola Nibulon. En junio de 2020, Forbes colocó a Vadaturskyi en el puesto 15 del ranking de los ucranianos más ricos, con una fortuna privada estimada en unos 450 millones de dólares.

“Oleksiy hizo mucho por la región de Mikolaiv y mucho por Ucrania. Su contribución al desarrollo de las industrias agrícola y de construcción naval, el desarrollo de la región no tuvo precio”, lamentó el administrador.

 

El alcalde también denunció el uso de bombas de racimo, prohibidas en más de 100 países por el Tratado de Oslo de 2008. A su vez, se registraron bombardeos en las regiones de Kharkiv y Sumy, en el noreste del país, cerca de la línea de frente.

Evacuación de Donetsk

En paralelo, el Gobierno de Ucrania decidió una evacuación obligatoria en la región oriental de Donetsk. El presidente Volodímir Zelenski indicó que los cientos de miles de personas que aún se encuentran en zonas de combate en la región más grande del Donbás deben irse.

"Cuanta más gente abandone la región de Donetsk ahora, menos personas tendrá tiempo de matar el Ejército ruso", dijo en un discurso televisado a altas horas de la noche, y agregó que los residentes recibirán una compensación.

Por separado, los medios ucranianos citaron a la viceprimera ministra Iryna Vereshchuk diciendo que la evacuación debía llevarse a cabo antes de que comience el invierno, ya que los suministros de gas natural de la región habían sido destruidos.