Goldman Sachs Group Inc. concretará esta semana una de las mayores rondas de recortes de empleo de su historia, al eliminar alrededor de 3.200 puestos de trabajo.

Se espera que la empresa inicie el proceso a mediados de semana y el número total de personas afectadas no superará los 3.200, según fuentes citadas por la agencia Bloomberg. Más de un tercio de los despedidos se desempeñan en sus principales unidades comerciales y bancarias, lo que indica la amplia naturaleza de los recortes.

El banco también está a punto de dar a conocer los resultados financieros de una nueva unidad que alberga su negocio de tarjetas de crédito y préstamos a plazos, que registrará más de 2.000 millones de dólares en pérdidas antes de impuestos, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas al hablar de información privada.

Bloomberg señaló que un portavoz de la compañía con sede en Nueva York declinó hacer comentarios. Los recortes en su banca de inversión se elevan por la inclusión de los roles que no son de atención al público, y que se agregaron a la plantilla divisional en los últimos años. El banco aún tiene planes para seguir contratando, incluida la incorporación de la clase regular de analistas a finales de este año.

Motivos

Bajo el mando del director ejecutivo, David Salomon, el número de empleados se incrementó en un 34% desde finales de 2018, ascendiendo a más de 49.000 al 30 de septiembre, según muestran los datos. La escala de despidos de este año también se ve afectada por la decisión de la empresa de dejar de lado su recorte anual de empleados de bajo rendimiento durante la pandemia.

La ralentización de varias líneas de negocio, una costosa incursión en la banca de consumo y unas perspectivas inciertas para los mercados y la economía están llevando al banco a reducir costos. La actividad de fusiones y las comisiones por captar fondos para empresas se han visto afectadas en Wall Street, y el desplome de los precios de los activos ha eliminado otra fuente de grandes ganancias para Goldman respecto a hace apenas un año. Estas tendencias generales del sector se han visto agravadas por los errores del banco en su incursión en la banca minorista, donde las pérdidas se acumularon a un ritmo mucho más rápido de lo previsto a lo largo del año.

Según las estimaciones de los analistas, el banco se enfrenta a una caída del 46% en sus beneficios, sobre uno total de ingresos de 48.000 millones de dólares. Sin embargo, estos ingresos se han visto favorecidos por su división de comercialización, que registrará un nuevo aumento este año, lo que contribuirá a que la cifra total de la empresa registre su segundo mejor resultado histórico.

Precedente

La cifra final de reducción de empleo es significativamente inferior a las propuestas anteriores en los rangos directivos, que podrían haber eliminado casi 4.000 puestos de trabajo.

El último gran ejercicio de esta envergadura se produjo tras la quiebra de Lehman Brothers en 2008. Goldman se había embarcado en un plan para recortar más de 3.000 puestos de trabajo, o casi el 10% de su plantilla en aquel momento, y los altos ejecutivos optaron por renunciar a sus bonos.