La Reserva Federal (Fed) elevará las tasas de interés al 5% de aquí a marzo y las dejará en ese nivel durante la mayor parte de 2023, incluso después de la publicación de datos que mostraron que la inflación se desaceleró más de lo previsto el mes pasado.

Así surge de una encuesta entre economistas realizada por la agencia Bloomberg, en la que los expertos consideraron que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) subirá las tasas un punto porcentual adicional durante las próximas reuniones, para combatir una inflación que se encuentra cerca de su mayor nivel de los últimos 40 años.

El sondeo de Bloomberg incluyó a 65 economistas y fue realizada entre el 4 y 11 de noviembre. Los consultados mantuvieron su opinión sobre la trayectoria de la política de la Fed a pesar de un repunte de los mercados tras una inesperada desaceleración de la inflación en octubre.

Los funcionarios del banco central estadounidense siguen decididos a continuar su lucha contra la inflación y no detener prematuramente las alzas para garantizar que las tasas regresen al objetivo del 2%, aunque reconocen que la economía podría sufrir un impacto y una posible recesión.

La vicepresidenta de la Reserva Federal, Lael Brainard, dijo que “tenemos trabajo adicional que hacer” durante un evento en la oficina de Washington de Bloomberg el lunes, varias horas después de que el gobernador Chris Waller dijera que “todavía nos queda camino por recorrer” en materia de tasas y prometiera mantenerlas altas durante un tiempo para amortiguar las presiones sobre los precios.

El banco central de EE.UU. ha subido su tasa de interés de referencia desde casi cero en marzo hasta un rango objetivo de entre el 3,75% y el 4% este mes, en un intento por desacelerar la economía y bajar la inflación que se disparó tras las interrupciones durante la pandemia de covid-19 de 2020 y 2021. La campaña de endurecimiento más agresiva desde los años 80 ha incluido subas de tasas de tres cuartos de punto porcentual en cada una de las últimas cuatro reuniones de política monetaria, el triple de lo habitual.

“La Reserva Federal está centrada en derrotar a la inflación, sea cual sea el costo económico”, dijo James Knightley, economista jefe internacional de ING Groep NV, en una respuesta a la encuesta. “Esperamos que los fondos de la Fed alcancen un máximo del 5%, pero con los incipientes indicios de que la inflación caerá bruscamente el año que viene y la probabilidad de que la recesión se haga sentir con fuerza, las posibilidades de que la política se invierta en 2023 son elevadas”, remarcó.