Las compañías eléctricas europeas llaman a reducir el consumo de electricidad mientras crecen las advertencias sobre posibles apagones controlados para afrontar la crisis energética el próximo invierno, según informa la agencia Bloomberg.

En algunos países de la Unión Europea (UE) ya suenan las alarmas. Así, la Red de Transporte de Electricidad de Francia anunció que probablemente tendrá que pedirle al país que reduzca el consumo varias veces este invierno para evitar apagones continuos. Finlandia también advirtió a sus ciudadanos sobre posibles cortes de energía.

La Comisión Europea (CE) propuso un reglamento en el que se pide a los gobiernos que reduzcan el consumo de electricidad en un 10% y en un 5% durante las horas pico. Pero a pesar de las advertencias de las autoridades, la mayoría sigue sin comprender la gravedad de la situación. "El mensaje de reducir la demanda en toda Europa no parece haber llegado todavía a la gente", afirmó el Simone Tagliapietra, miembro del 'think tank' Bruegel en Bruselas, señalando como ejemplo que las luces siguen encendidas por la noche en muchos comercios, según publica RTenespañol.

Desconexión

Los gobiernos europeos ya han empezado a introducir medidas para ahorrar electricidad. Así, las autoridades han recomendado tomar duchas más cortas, bajar las temperaturas en las piscinas públicas y apagar la iluminación exterior de los edificios públicos, entre otras recomendaciones.

Sin embargo, algunas medidas son controvertidas y se cree que incluso pueden agravar el problema. Por ejemplo, los topes de precios, destinados a ayudar a los consumidores y las empresas a enfrentar los elevados costos de las facturas, reducen los incentivos para disminuir el consumo.

Según los especialistas, si la red eléctrica se sobrecarga, las operadoras tendrán que elegir si son las empresas o los hogares los que sufran. Ed Birkett, jefe de energía y clima de Onward, un grupo de expertos con sede en Londres, declaró que "si la demanda no se reduce, las empresas se verán obligadas a desconectarse de la red y, en un escenario extremo, los hogares podrían verse obligados a desconectarse de la red".

Propuestas

Por otra parte, Adam Bell, consultor que anteriormente dirigió la estrategia energética en el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial del Reino Unido, subrayó que "cualquier cosa que la gente pueda hacer ahora para reducir su demanda ayudará".

En situaciones críticas, en Francia los operadores de la red eléctrica "podrían organizar cortes locales controlados que duren un máximo de dos horas", señala el sistema de alertas EcoWatt. Mientras el Reino Unido primero pediría a los hogares y las industrias que intenten ahorrar energía y si no funciona suspendería el uso intensivo de energía para las grandes empresas.