El Presupuesto de 2023, la selección de un equipo de transición que integra desde economistas liberales al Movimiento de los Trabajadores Sin Techo y una agenda internacional que mitigue las amenazas antidemocráticas fueron los temas que marcaron el retorno del presidente electo Luiz Inacio Lula da Silva a la actividad política.

Lula se reunió con aliados en São Paulo después de cinco días de descanso en Bahía con su esposa, Rosângela da Silva, Janja. Y se espera que participe activamente en la organización de la ceremonia de investidura el 1 de enero, asegura el diario Folha do Sao Paulo.

Ante reclamos de dirigentes del Partido de los Trabajadores que piden más protagonismo, Lula y Alckmin, coordinador de la transición, optaron por la pluralidad en la elección de los integrantes del equipo que trabajará en el período hasta el cambio de gobierno.

Conversaciones

Entre los nombres que integran la lista figuran los economistas André Lara Resende y Pérsio Arida y el diputado federal electo Guilherme Boulos.

Los aliados de Lula temen que los bolsonaristas intenten sabotear la toma de posesión, y remarcan que algunos grupos siguen protagonizando actos golpistas en varias zonas del país. Por lo tanto, extender el reconocimiento internacional a su victoria es un objetivo a corto plazo, asegura el medio paulista.

Esta mañana se mantenían los bloqueos en 16 rutas, 9 de ellos en el estado de Mato Grosso, en la región amazónica.

Prioridades

En tanto, Lula tiene previsto conversar con el presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, un legislador aliado de Bolsonaro, para abordar las directrices de una enmienda constitucional para aumentar los recursos del presupuesto de 2023.

El proceso de transición culminará con la toma de posesión de Lula el 1 de enero próximo, y las negociaciones buscan garantizar la gobernabilidad con un Congreso potencialmente opositor.
El mandatario electo fijó como prioridad que el programa Bolsa Familia, actualmente llamado Auxilio Brasil, garantice el pago de 600 reales (120 dólares) destinados a la población humilde y el aumento del salario mínimo.