El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, remarcó la necesidad de tener "responsabilidad social" y no solamente responsabilidad fiscal, y cuestionó al mercado financiero, al que criticó por especular a costa de sus declaraciones.

"Intentan desmontar todo lo que forma parte de lo social y no le quitan un centavo al sistema financiero", criticó, y añadió: "si digo eso cae la Bolsa (de Valores) y aumenta el dólar; paciencia, porque el dólar no aumenta y la Bolsa no cae por las personas serias, sino por los especuladores que viven especulando todo el santo día", dijo el expresidente, según recoge el portal G1.

El presidente electo hizo estas declaraciones consultado por la reacción negativa de los mercados a su intención de eximir en unos 32.000 millones de dólares el tope del presupuesto oficial para destinarlos a gasto social.

Lula volvió a defender la necesidad de acabar con el "techo de gastos", una regla fiscal aprobada durante el gobierno de Michel Temer en 2017 que impide que el Estado aumente sus gastos en un porcentaje superior al de la inflación del año anterior, lo que en la práctica supone congelar la inversión social, resaltan los críticos de la medida.

Reuniones

Lula hizo estas declaraciones en la 27 Conferencia de las Partes (COP27) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebra en Egipto, durante su participación en un foro con representantes de la sociedad civil.

El equipo nombrado por Lula para comandar la transición de gobierno ya está trabajando para aprobar en el Congreso Nacional una enmienda a la Constitución que permita acabar con el "techo de gastos" para hacer viable el presupuesto de 2023, lo que en los últimos días ha generado caídas en la Bolsa y nerviosismo en el mercado financiero.

El presidente electo mantiene hoy su último día de agenda en la COP27, con reuniones con representantes de los gobiernos de Alemania y de Noruega, para debatir el regreso de estos países a la financiación del "Fondo Amazonía", para preservar la selva tropical, y un encuentro con el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres, entre otros compromisos. 

Bolsonaro

En tanto, el saliente presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, derrotado por  Lula en el balotaje del 30 de octubre, cumplió hoy dos semanas de absoluto silencio, al punto que desde hace días quien lleva la agenda oficial es el vicepresidente, Hamilton Mourao, quien atribuyó la ausencia del mandatario a una enfermedad cutánea que le impide ponerse los pantalones.

Mourao reveló que Bolsonaro padece de erisipela, una enfermedad cutánea que le produjo una herida en una pierna y le impide dejar el Palacio de la Alvorada, residencia oficial en Brasilia, explicó el vicepresidente en declaraciones al diario O Globo.