Escocia planea realizar un referéndum sobre su independencia del Reino Unido el 19 de octubre de 2023, anunció la primera ministra del país, Nicola Sturgeon, ante el Parlamento escocés en Edimburgo.

De acuerdo a la mandataria, el plebiscito hará una pregunta: "¿Debe Escocia ser un país independiente?". El referéndum no tendrá un carácter vinculante, por lo que un resultado positivo no conllevará automáticamente la separación del país del Reino Unido, precisó Sturgeon según RTenespañol.

Al mismo tiempo, la dirigente explicó que la votación podría ser cancelada por la Corte Suprema del Reino Unido, que podría reconocer la decisión de Edimburgo como ilegítima por estar fuera de sus competencias. En ese caso, Sturgeon prometió respetar la decisión judicial, pero advirtió que considerará las próximas elecciones generales del Reino Unido, programadas para el 2024, como una votación de facto sobre la independencia.

"Ahora es el momento de debatir y decidir el futuro de nuestro país", dijo Sturgeon ante los legisladores, agregando que no permitirá "que la democracia escocesa sea prisionera de Boris Johnson ni de ningún primer ministro" británico, publicó The Guardian.

Desacuerdo

Cerca de una hora más tarde, la mandataria y líder del Partido Nacional Escoces (SNP, por sus siglas en inglés) difundió una carta oficial a Johnson donde describió su victoria en las elecciones de mayo del 2021 como un voto "a favor de la independencia y con mandato para un referéndum de independencia" y acusó al 'premier' británico de falta de respeto hacia ese mandato.

"Usted y yo nunca estaremos de acuerdo sobre los méritos de la independencia de Escocia. Pero esperaría que cualquier demócrata esté de acuerdo en que es inaceptable que se impida al pueblo de Escocia tomar esa decisión dada la clara mayoría en el Parlamento escocés a favor de un referéndum", indicó Sturgeon.

En 2014, en el país ya tuvo lugar un plebiscito sobre la independencia en el que el 55% de los votantes eligieron la opción "No".

noticias relacionadas