Después de que la Corte Suprema eliminara el derecho constitucional al aborto el pasado 24 de junio, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó hoy un decreto para ayudar a garantizar el acceso al procedimiento a las mujeres que vivan en estados donde actualmente está prohibido. "La salud y la vida de las mujeres está en juego", alertó.

Con esta decisión, las mujeres que quieran realizar una interrupción voluntaria del embarazo tendrán ayuda para viajar a un estado donde el derecho se mantiene. Además, se garantizará que los proveedores de atención médica cumplan con la ley federal para que las mujeres no se demoren en recibir atención y avance la investigación y la recopilación de datos "para evaluar el impacto que está teniendo esta crisis de salud reproductiva en la salud materna y otras condiciones de salud".

"Se niega la atención médica de emergencia a las mujeres que experimentan abortos espontáneos, los médicos no saben qué pueden hacer para atender a sus pacientes, los farmacéuticos no están seguros de poder surtir las recetas que siempre han surtido antes, un caso trágico de sobrevivientes de violación, incluida una niña de 10 años obligada a viajar a otro estado para recibir atención", dijo Biden antes de firmar el decreto.

“No creo que la corte tenga ninguna idea al respecto o el Partido Republicano al respecto… cómo van a responder las mujeres. No tienen ni idea sobre el poder de las mujeres estadounidenses”, dijo Biden. 

Sin embargo, se espera que la medida tenga un impacto limitado, ya que los republicanos en los estados de EEUU impulsan una ola de leyes que restringen el aborto, el acceso a medicamentos y la financiación de dichos servicios. Entre otras cosas por la Enmienda Hyde, una medida del Congreso, establece que Medicaid no pagará un aborto a menos que la vida de la mujer esté en peligro o el embarazo sea el resultado de una violación o incesto, lo que hace que la efectividad de la orden sea incierta.

En última instancia, no hay ninguna acción que el presidente pueda tomar para restaurar el derecho al aborto en todo el país, y Biden reconoció públicamente que sus opciones para ampliar el acceso al aborto siguen siendo limitadas.

La pelea por el aborto en Estados Unidos

Este decreto presidencial se firma un día después de que los votantes de Kansas le dieron a los defensores del derecho al aborto una gran victoria y derrotaron una medida que habría permitido a la legislatura liderada por el Partido Republicano imponer nuevas restricciones. Fue una votación que Biden celebró en la Casa Blanca.

Los habitantes del estado de Kansas votaron anoche a favor de mantener el derecho al aborto, en la primera consulta popular sobre el tema desde que la Corte Suprema de Estados Unidos pusiera fin en junio al derecho federal a ese procedimiento.

En esa votación, el estado conservador del Medio-Oeste rechazó la enmienda Valora a Ambos (a la madre y al bebé), presentada por la mayoría republicana, que habría eliminado el derecho constitucional de estado con el objetivo de devolver a los legisladores la reglamentación del procedimiento.

En Kansas se logró mantener el derecho al aborto

La votación era vista como un test para el derecho al aborto en todo el país, ya que las legislaturas dominadas por los republicanos se han apurado a imponer prohibiciones estrictas del procedimiento tras la decisión de la Corte Suprema de derribar la sentencia del caso Roe vs Wade de 1973, que garantizó el derecho en todo el país.

"En una victoria decisiva, los votantes dejaron en claro que los políticos no deberían interferir con los derechos fundamentales de las mujeres. Los votantes de Kansas enviaron una poderosa señal de que este otoño el pueblo estadounidense votará para preservar y proteger el derecho y se negará a permitirles ser arrancados por los políticos, y mi administración los respalda", dijo Biden en el acto de firma, reportó la cadena CNN.

Aborto en Estados Unidos

Biden firmó el decreto durante la reunión inaugural del Grupo de Trabajo sobre Acceso a la Atención Médica Reproductiva recientemente establecido por la administración, un grupo de trabajo compuesto por representantes de varios departamentos del gobierno federal.

También se espera que los miembros del gabinete informen al presidente sobre los pasos que han tomado sus respectivas agencias "para defender los derechos reproductivos" en la reunión del miércoles, dijo un funcionario de la administración a los periodistas el martes.

El decreto ordena al secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), Xavier Becerra, que considere "todas las medidas apropiadas para garantizar que los proveedores de atención médica cumplan con las leyes federales contra la discriminación para que las mujeres reciban la atención médicamente necesaria sin demora", incluyendo pasos para proporcionar a los proveedores de atención médica orientación técnica y legal en medio del mosaico de restricciones legales estatales sobre la atención del aborto luego de la decisión de la Corte Suprema.

Biden advirtió que ni la Corte ni los republicanos "tienen idea del poder de las mujeres estadounidenses"

El decreto de este miércoles también ordena al HHS que considere acciones que garanticen que las mujeres que viajan a través de las fronteras estatales en busca de abortos tengan acceso a los servicios de atención médica, incluso a través de Medicaid. El mes pasado, un proyecto de ley que garantizaba a las mujeres el derecho a viajar a través de los estados para abortar no fue aprobado por el Senado después de que los republicanos bloquearan la medida.

El decreto de este miércoles es el segundo firmado por Biden luego de la decisión de la Corte Suprema que anuló Roe vs. Wade. A principios de julio firmó un decreto que, según dijo, salvaguardaría el acceso a la atención del aborto y los anticonceptivos, protegería la privacidad de las pacientes y establecería un grupo de trabajo interinstitucional para utilizar "todas las herramientas federales disponibles para proteger el acceso a la atención de la salud reproductiva".