El presidente ruso, Vladimir Putin, se pronució a favor de que su país mantenga reservas estables de alimentos, si es necesario mediante la restricción de algunas exportaciones.

No quedó claro si Putin estaba sugiriendo que Rusia, que ha cortado el suministro de gas a algunos de los países que considera "no amistosos" desde su invasión a Ucrania, podría limitar las exportaciones de los principales productos alimenticios, como los cereales, de los que depende gran parte del mundo.

En declaraciones televisadas en una reunión sobre asuntos económicos presidida por el primer ministro Mijaíl Mishustin, Putin dijo que la agroindustria había hecho una contribución significativa a la resiliencia de la economía rusa.

"Debemos, por supuesto, permitir que este sector funcione", agregó Putin. "Para lucrar, para que puedan invertir en el resultado de la zafra 2023... en procesamiento, en ganadería", remarcó.

Sin precisiones

"No podemos permitir que todo sea arrastrado al exterior. A pesar de todas las restricciones en la logística de carga, en el seguro, sin embargo, todo saldrá volando. Ya sucede", agregó.

Putin también dijo que nadie podía predecir con precisión la producción agrícola de Rusia para 2023, citando un clima cálido inesperado en Europa y heladas en Asia Central.

"Es por eso que absolutamente necesitamos reservas estables", aseveró. "Absolutamente".

Rusia ha cortado el suministro de gas a los países de Europa que se han negado a cambiar los pagos a rublos tras la imposición de sanciones económicas y financieras por parte de Occidente en respuesta a la invasión de Ucrania por Moscú.